Jaime Cantizano, entre amigos y mojitos

Guapo, sexy y muy seductor. ¡Cómo nos gusta el presentador de Dónde estás, corazón y qué bien le queda el rojo.

1 de 10
Qué estampa

Guapo, sexy y muy seductor. ¡Cómo nos gusta el presentador de Dónde estás, corazón y qué bien le queda el rojo (que te cojo)!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
ZZZZZZZZZZ

Junto a unos amigos igual de macizos que él, vimos a Jaime (38) durante sus vacaciones en Ibiza. Por si fuese poco relax el estar de vacaciones, el gaditano se pegó una siesta en una tumbona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Un pivonazo

Lástima que con tanto trasiego no se diese un remojón en el mar para verle en bañador y disfrutar de su cuerpo serrano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Discreto

Aunque siempre discreto con su vida privada, Jaime Cantizano va camino de convertirse en un personaje más de la prensa del corazón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Al rico mojito

El presentador ha cambiado de bando por un día y ha conocido de primera mano lo que es ser perseguido por los ‘paparazzi’, que intentan destapar su vida más íntima. Aquí le vemos dando cuenta de unos buenos mojitos. Ayyys, ¡quién estuviera por allí!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Con Gigi

Además de su clan de pibones, también estaba su gran amigo, el empresario hotelero Gigi Sarasola, con quien disfrutó de un paseo por la playa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Un tirón mal dado

Jaime Cantizano parecía relajado y cordial con los amigotes con los que estuvo pasando unos días distendidos. Eso sí, algo le pasó en el brazo derecho en el que parecía que tenía unas pequeñas molestias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
El móvil que no falte

Y después de solventarlas como pudo, se dejó llevar por un ataque de sed y se entregó a los efluvios del mojito ¡al chiringuito a refrescarse con un buen mojito!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
¡Qué sopor!

Luego a ver quien era el guapo que se levantaba después de echar un trago como es debido. Entre la modorra y el calor, el cuerpo serrano de Cantizano estaba pafra el arrastre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Coleguitas

El conjunto de macizorros que acompañaba a Jaime estaban como él, para el arrastre. Y es normal porque después de comer y con la siestecita recién echadita, ya sabemos cómo se levanta uno. Pues como ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad