Alfonso Díez, cómo se ha preparado para ser duque de Alba

Díez es otro. Se ha operado la nariz, perdido las patas de gallo y ganado "cachas". Por no hablar de su nuevo estilismo, ahora es un dandi...

1 de 10
Más delgado

La primera vez que le vimos en bañador fue en Ibiza, el verano de 2009. Entonces Alfonso presumía de barriguita y su pecho estaba flácido. Incluso su bañador era más clásico.

2 de 10
Un seductor

Después de tres años de noviazgo con Cayetana, el físico del actual duque de Alba es otro. Díez va al gimnasio y está mucho más tonificado. Y su look es mucho más actual.

3 de 10
Todo un Clásico

En diciembre de 2008, cuando le empezamos a ver con la duquesa, Alfonso era el típico funcionario clasicorro a la hora de vestir: chaquetas tipo barbour y pantalón de pinzas ancho.

4 de 10
Mucho más casual

Ahora el funcionario luce vaqueros que combina con camisas de firma, que compra en prestigiosas boutiques del madrileño barrio de Salamanca, y americanas de sport ajustadas a la cintura.

5 de 10
Modelo de gafas

Para ver, Alfonso utiliza unas gafas de pasta, estilo nerd (empollón inglés), que le dan un toque muy intelectual.

6 de 10
Para el sol

Para el sol, luce uno de los últimos modelos de Rayban: Clubmaster (120 euros).

7 de 10
Le gusta su físico

Alfonso niega cualquier retoque estético: “Siempre he estado encantado con mi físico. Sólo me he operado la nariz por prescipción médica”, dijo hace unos meses. “Si estoy mejor es porque he engordado seis kilos y he vuelto a mi ser.”

8 de 10
Rejuvenecido

Como se aprecia en las imágenes, el actual marido de la duquesa luce mejor aspecto. Ni rastro de sus patas de gallo ni de las bolsas de los ojos ni de su antigua nariz.

9 de 10
De la silla de ruedas...

El ex funcionario también ha influido positivamente en Cayetana. Tanto es así, que después de conocerle y empezar a salir con él decidió operarse para implantarse una válvula cerebral que mejorase así su calidad de vida. Hasta entonces, la duquesa había ido perdiendo movilidad en sus extremidades hasta quedar postrada en una silla de ruedas: “Gracias a Alfonso me operé”, reconoció.

10 de 10
A bailar sevillanas

La aristócrata se recuperó tanto que el día de su boda hasta ha bailado sevillanas y rumbas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad