Harry baja a los infiernos

El Príncipe y su amiga fueron sorprendidos en el sótano de un garito y ella salió despavorida. ¿Es que hacían algo malo?

image
1 de 5
Sangre azul

Harry (27), con cara de formalito, a la entrada del local de Londres. El joven se acaba de mudar a un apartamento del palacio de Kensington, con su hermano y su cuñada Kate.

2 de 5
Muy poco glamour

El hijo menor de Carlos de Inglaterra sigue enganchado a las buenas juergas. Como ésta que se corrió hace unos días en un exclusivo club de Londres, donde acabó en el cutre sótano del garito con una rubia. Ella, descalza y sentada en unas sucias escaleras, fumaba y le escuchaba atentamente hasta que llegó un miembro de seguridad.

 

3 de 5
¿Qué le dijo?

¿Qué hacían allí, en un sitio tan sucio y tan poco glamuroso? ¿Buscaban intimidad o un lugar donde fumar tranquilos?

4 de 5
Se queda solo

Harry estaba charlando con su amiga. Pero ella salió corriendo. Él, a cuadros, se quedó ahí aguantando el chaparrón y sin creer lo que había pasado.

5 de 5
La seguridad

Sorprendidos por un miembro de seguridad, la rubia salió despavorida y él, todo un caballero, dio la cara y aguantó el chaparrón. ¡Qué nobleza!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad