Harry baja a los infiernos

El Príncipe y su amiga fueron sorprendidos en el sótano de un garito y ella salió despavorida. ¿Es que hacían algo malo?

Dress shirt, Collar, Sleeve, Shirt, Neck, Muscle, Chest, Black hair, Pocket, Flash photography,
1 de 5
Sangre azul

Harry (27), con cara de formalito, a la entrada del local de Londres. El joven se acaba de mudar a un apartamento del palacio de Kensington, con su hermano y su cuñada Kate.

2 de 5
Muy poco glamour

El hijo menor de Carlos de Inglaterra sigue enganchado a las buenas juergas. Como ésta que se corrió hace unos días en un exclusivo club de Londres, donde acabó en el cutre sótano del garito con una rubia. Ella, descalza y sentada en unas sucias escaleras, fumaba y le escuchaba atentamente hasta que llegó un miembro de seguridad.

 

3 de 5
¿Qué le dijo?

¿Qué hacían allí, en un sitio tan sucio y tan poco glamuroso? ¿Buscaban intimidad o un lugar donde fumar tranquilos?

4 de 5
Se queda solo

Harry estaba charlando con su amiga. Pero ella salió corriendo. Él, a cuadros, se quedó ahí aguantando el chaparrón y sin creer lo que había pasado.

5 de 5
La seguridad

Sorprendidos por un miembro de seguridad, la rubia salió despavorida y él, todo un caballero, dio la cara y aguantó el chaparrón. ¡Qué nobleza!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad