Íker y Sara: La eterna mudanza

Llevan casi tres meses trasladando objetos de su actual casa a la nueva. Sin prisa pero sin pausa y sin contratar ayuda. Son así de ‘apañaos’

image
1 de 7
Unos currantes

Eso es lo que son la periodista y el guardameta. Por eso no se les caen los anillos haciendo ellos mismos la mudanza de la casa de Iker en Boadilla (Madrid) al casoplón que se han comprado los dos en la lujosa urbanización madrileña La Finca.

2 de 7
A ponerlo todo en la nueva casa

Muchos pensarán que después de adquirir una vivienda por 1.800.000 euros, bien podrían pagar a unos profesionales para que les hiciesen la mudanza.

 

3 de 7
Con estilo

Y sin perder un ápice de glamour. ¿Quién es la guapa que mantiene el estilo cargando una escalera metálica?

 

4 de 7
Casi tres meses

Da igual. Les ha costado casi tres meses de curro pero parece que ya lo tienen todo listo en su nuevo hogar.

 

 

5 de 7
Ilusionados

Quién sabe, igual están tan ilusionados que disfrutan haciéndolo o son tan celosos de su intimidad que no quieren que nadie husmee en sus enseres personales.

 

 

 

 

 

 

6 de 7
Hasta los sombreros

Iker, portando una caja ¿de sombreros? ¿Y qué llevaría Sara en su caja? ¿La vajilla más delicada?

7 de 7
No se olvidan nada

El futbolista, con dos archivadores de los que solemos usar para guardar las facturas y una bolsa con objetos personales.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad