Miguel: "Me da igual haber quedado cuarto, soy feliz"

El último expulsado del programa, Miguel, el que se queda con el puesto más agrio de todo el programa y sin saborear la gran final... ha visitado El Debate para contestar a todo y a todos.

Miguel, que el jueves pasado tenía menos votos que el resto de sus compañeros finalistas, era expulsado de la Casa y, por tanto, se quedaba fuera de la gran final, que tendrá lugar el jueves día 22.

El concursante gallego, feliz de su paso por el programa, en el que hemos visto cambiar físicamente, se ha enfrentado durante El Debate a las preguntas del presentador, Jordi González, y de los colaboradores. Sonriente, directo y sin pelos en la lengua, así se ha mostrado Miguel. "Me da igual haber quedado cuarto, soy feliz y no me arrepiento de nada... En la Casa me dejé llevar, no tenía nada preparado", ha asegurado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"No me considero un personaje, simplemente quería modificar lo que estaban sintiendo y decidí hacerlo en Gran Hermano. Al que se vio en los casting no era yo, quería acabar con esa mentira", ha seguido explicando el gallego. Más guerrero que nunca, Miguel ha tenido para dar y repartir. Primero ha increpado a Pablo, confundiendo aposta su nombre haciendo referencia al poco tiempo que pasó en la Casa. Después, ha regalado un diccionario a Adara, alegando que siempre le dice lo mismo; a Pol una correo porque dice que Adara es su dueña...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities