Verdeliss reconoce estar desubicada: ''Soy tan diferente a todo el mundo''

La youtuber está pasando muy desapercibida en mitad de la jauría de compañeros a los que se enfrenta. Cada vez más desubicada, Verdeliss ha roto a llorar en el confesionario: "Aquí las conversaciones son de amoríos, de televisión, de fiestas, de viajazos y yo no tengo nada de eso en mi currículum”.

Verdeliss se derrumba en la casa de 'GH VIP 6'
Telecinco

Con la entrada de Verdeliss en la casa de ‘GH VIP’ los responsables del programa se apuntaba dos tantos: contar con la primera mujer embarazada en participar en el ‘reality’ y compensar las cuentas para poder pagar los altísimos cachés de algunos de sus compañeros. Pero claro, no se puede negar que en mitad de esa jauría de ‘VIPS’, expertos en armar broncas y que saben muy bien lo que se espera de ellos, la youtuber está pasando un ‘poquito’ desapercibida. Tanto es así, que en las galas ya se empiezan a hacer chistes sobre si sigue con vida o no…

Telecinco

Por el momento, podemos afirmar que las constantes vitales le siguen funcionando, lo que no quita para que empiece a sentirse un poco desubicada dentro de la casa. “Quiero mandar mucho cariño a mi familia. Los echo mucho en falta. Al estar aquí valoro mucho más lo que tengo fuera. Aquí soy tan diferente a todo el mundo… La mayoría comparte los mismos ideales de vida y yo no”, dijo la madre de familia numerosa en unas de sus visitas al confesionario.

Entre resoplidos y con la mirada triste y al borde del llanto, Verdeliss explicaba su difícil situación. “Fíjate qué cosas que tengo hasta la necesidad de encontrarme con mi marido y de contarle todo lo que estoy viviendo aquí”, señaló. Ya se sabe que la comunicación en la pareja es muy importante…

Telecinco

Con las únicas con los que parece puede tener conversaciones más profundas son Mónica y Aramís (sí, tal cual, Aramís). “Con el resto no voy en la misma sintonía. Aquí las conversaciones son de amoríos, de televisión, de fiestas, de viajazos y yo no tengo nada de eso en mi currículum”, afirmó antes de romper a llorar. “Esto me hace sufrir mucho por lo que tengo fuera y que me estoy perdiendo. No hago más que pensar en lo que tengo fuera. Necesito chillar y decirles que me sigo acordando de ellos. Makoke está continuamente hablando con las cámaras y a mí eso no me sale”. ¡Pobre Verdeliss, ese es el precio que hay que pagar a veces por ser una persona ‘normal y corriente’!

Publicidad - Sigue leyendo debajo