Aramís Fuster deberá entregar su sueldo a la Justicia

Las mismas deudas que la empujaron al reallity la quitan ahora los ingresos generados por ello.

Aramis y JJ Vazquez
Telecinco

A pesar de haberlo pedido en varias ocasiones, la salida de Gran Hermano VIP no es una buena noticia para Aramís Fuster, al menos económicamente. La vidente, que acarrea problemas de dinero desde hace años, dejará de cobrar el sueldo que tuviera pactado con Mediaset por permanecer en el concurso. Un ingreso que, en estos momentos, supone su única fuente de dinero.

Aramís y Miriam en el momento de conocer quién era la expulsada.
Telecinco

"Estoy cabreado", le dijo Jorge Javier Vázquez, conocedor de la situación económica de la mujer, cuando la ex concursante salió de la casa. El presentador apuntó a que, de haber jugado bien sus cartas, Aramís se perfilaba como una de las ganadoras. Y es que, realmente era una de las concursantes que mejor se llevaba con todos los miembros de la casa y, al igual que Ángel Garó, mantenía su lista de encontronazos a cero, al menos hasta la gala celebrada ayer. Sin embargo, desde la primera semana la concursante llevó muy mal la reclusión y pidió a gritos su salida del reallity, lo cual finalmente ha conseguido.

Según apuntaba Joaquín Prat en 'AR', podría ser una estrategia para rentabilizar fuera el espectáculo que ha dado dentro, pero parece ser que esta jugada no le ha salido nada bien. Tal y como publica Semana, la pitonisa podría no llegar a ver el sueldo pactado con Mediaset porque habría sido embargado por la Justicia. Desde hace dos años, la situación económica de Aramís ha sido crítica. La pitonisa ya acudió en varias ocasiones a los platós de Telecinco para alertarlo, incluso en 2015 tuvo que enfrentarse a un desahucio.

Cabe recordar que en 2009 estuvo también a punto de ir a la cárcel al ser acusada de estafa. En ese momento, se le reclamaba el pago de 8.000€ a una empresa informática con la que había contraído una deuda. En ese momento, pudimos ver a Aramís en silla de ruedas aduciendo un accidente para no pagar.

Ahora, Fuster podía enfrentarse a una nueva orden de desahucio de su casa de Marbella en la que ya no reside. "No pago esas deudas porque ya no vivo en esa casa. Yo me fui a Miami y no dejé nada en la casa de Marbella", explicaba a la misma revista Semana. Así, la deuda contraída fue en aumento, y según apunta la web podría ascender a más de 10.000€, una cantidad alrededor de la cual gira el caché de los concursantes de Gran Hermano VIP a la semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities