Tony Spina le pide una oportunidad a Miriam Saavedra: ''Sin un beso tuyo no puedo vivir''

La prueba semanal obligó a Tony Spina y Miriam Saavedra a darse un beso. Desde entonces, el italiano no deja de suplicar por el amor de su compañera mientras esta se hace de rogar.

Tony Spina suplica por el amor de Miriam Saavedra después de que esta le diera un beso
Telecinco

Eso de que la española cuando besa es que besa de verdad, se lo podríamos aplicar también a las nacidas en tierras andinas… Y es que no sabemos cuál es el truco, pero un simple beso ha bastado para que Tony Spina se haya quedado absolutamente prendado por el ‘influjo’ de Miriam Saavedra. Dentro del contexto de la prueba semanal, los dos concursantes de ‘GH VIP 6’, en calidad de protagonistas de la novela, tenían que fundirse en un apasionado beso, algo que hicieron con gusto, lo que ha provocado que, pese a que no sean precisamente los mejores amigos dentro del reality, salten ‘chispas’ entre los dos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco

Durante un encuentro en el baño, Tony observó atentamente como Miriam meneaba con gracia las caderas y se interesó por su baile. “¿Quieres conquistar así a Tony?”, le preguntaba Asraf a su compañera. “Solo hizo falta un beso”, señaló la rompecorazones. Acto seguido, el ex de Oriana calentó sus cuerdas vocales para dedicarle una canción a su amor inalcanzable: “Tan solo con un beso se puede enamorar. Con tan solo un besito, me llevaste hasta el infinito”. ¡Ese letrista bueno!

Ese día en el jardín, Tony y Miriam siguieron con el juego de la seducción. Al ver que Miriam se azuzaba el pelo delante de él, Spina aprovechó para pedirle su beso del día. “Ahora, sin un beso tuyo no puedo vivir”, afirmó el joven. “Hombre que me besa, hombre que no me suelta”, reflexionó sabiamente la reina de la seducción.

Telecinco

“Por eso, yo no te puedo soltar. Miriam, ¿cuándo salgamos me das tu número? Para ligar un poco”, le proponía Tony a la ex de Carlos Lozano ante las risas de Ángel Garó y Suso. “Mi última novia era muy morena. Dame tu número…”, suplicaba. “Te voy a dar mejor el número de mi ex, a ver qué te parece”, replicaba la mujer amada, que parecía no estar dispuesta en corresponder el amor de su inesperado pretendiente. “Yo cuando salga de aquí no voy a poder vivir sin ella. Miriam, necesito ser tu vecino. ¡Dame una oportunidad! Después del beso que me dio, me he enamorado”, sentenciaba el joven de origen italiano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo