Miriam Saavedra le quita el mal de ojo a El Koala... ¡con un huevo!

Miriam Saavedra decidió quitarle las malas energías a su 'Koalita'. Para ello se dedicó a frotarle un huevo por todo el cuerpo y luego cascarlo en un vaso con agua. Y la verdad, el resultado no podría ser más extraño (y surrealista...).

Miriam Saavedra le quita el mal de ojo a El Koala con un huevo
Telecinco

A Miriam Saavedra la hemos visto hacer prácticamente de todo (y protagonizar los momentos más surrealistas dentro de la casa de ‘GH VIP 6’). Cuando creíamos que la peruana no podía superarse a sí misma, ha llegado su momento huevo para quitar el mal de ojo... Sin venir a cuento, el pasado jueves después de la gala, una vez que El Koala y ella descubrían que estaban nominados, cogió un huevo de encima de la mesa y comenzó a frotárselo por todo el cuerpo a su compañero, asegurando que gracias a eso iba a alejar de él las malas energías. ¿Le querrá quitar el puesto de máxima autoridad mundial en ocultismo a la mismísima Aramís Fuster?

Telecinco

“Venga, te voy a pasar el huevo, hermano”, anunciaba la nueva ‘chamana’ de la tribu. “Eso qué, ¿te limpia las malas energías?”, se preguntaba el Koala mientras dejaba entrever que no creía mucho en esas cosas (pese a que su gesto parecía decir lo contrario…). “Sí, limpia el mal de ojo. A mis novios siempre les pasaba con huevo y luego ellos me pasaban a mí para que me fuera bien”, explicaba Miriam al mismo tiempo que pedía silencio a su conejillo de indias.

Lo que nadie puede negar es que la ex de Carlos Lozano se entregó por completo a la tarea. Tanto es así, que no se dejó ni una parte del cuerpo sin frotar: el ombligo, la planta de los pies… “Fuera, fuera, ¡que este huevo se lo lleve todo!”, clamaba al hacer sus friegas. Terminado el ritual, cogió una copa con agua y le pidió al Koala que cascara el huevo en su interior. ¿Y qué pasó? ¿Salió de dentro un pollito o algo parecido?

Telecinco

Pues va a ser que no. Básicamente, lo que obtuvieron fue un huevo dentro de un medio acuoso, pero eso solo a ojos de los no iniciados, ya que Miriam veía cosas un tanto extrañas… “Mira, acá tenías un moco importante”, explicaba. “Aquí hay un ojo que te espiaba. Mira acá arriba, Koalita. Estos son los dos ojos principales. Tu huevo está bien amarillo, está cargado. ¿Has orinado bien? Cómo has orinado, ¿amarillo o blanco?”, se preguntaba la artífice del ritual. “No te bromeo, este huevo tiene una forma rarísima”.

Para terminar, pidió a su compañero que tirara el mejunje por el váter. Por nuestra parte, no sabemos si el ritual servirá de mucho, lo que sí está claro es que, con el hambre que suelen pasar, desperdiciaron un huevo tontamente. ¿O gracias a esto El Koala se librará de todos sus males?

Publicidad - Sigue leyendo debajo