Irene Rosales, la mejor consejera de María Jesús Ruiz: ''Te has podido cavar tu propia tumba''

Tras su declaración de amor a Gil Silgado, la esposa de Kiko Rivera se acercó a hablar con la modelo para ver si conseguía hacerle abrir los ojos.

Irene Rosales aconseja a María Jesús Ruiz e intenta hacerle abrir los ojos
Telecinco

Los habitantes de la casa de ‘GH Dúo’ se quedaron alucinados ante la inesperada declaración de amor de María Jesús Ruiz hacia Gil Silgado, el padre de su hija mayor. En el último ‘Límite 48 horas’, la modelo explicó que un pañuelo que llevaba atado a la muñeca era un regalo que le hizo él, “el único hombre que creo que me ha querido en la vida”. “El hombre que ha marcado mi vida ha sido él. Lo conozco desde que tenía 22 años. Siempre ha estado a mi lado, tanto para lo bueno como para lo malo”, explicó la andaluza entre lágrimas.

Irene Rosales aconseja a María Jesús Ruiz e intenta hacerle abrir los ojos
Telecinco

Después de la gala, Irene Rosales se acercó para hablar con ella y decirle sin medias tintas lo que pensaba. “¿Me permites darte un consejo, por favor?”, le preguntó. “Vive sola, sola. Tienes la costumbre y la manía, por lo poco que te conozco aquí, de tener la necesidad de estar aferrada a un hombre. Te sientes desprotegida y necesita la compañía de un hombre, ¿por qué? Tienes a tu familia, a tu hermano, a tu hermana, a tu madre, ¿qué necesidad tienes?”.

Lo del pañuelo lo he visto de más, porque le has dado un protagonismo a él (Gil Silgado) que a lo mejor cuando tú salgas…. Tú el pañuelo no te lo has puesto en ninguna gala. Cuando te has llevado bien con Julio, te has sentido protegida por él, cuando has estado con Antonio, más de lo mismo. ¿Qué necesidad tenías tú de ponértelo? Ahora aquí te has perjudicado”, reflexionó.

Irene Rosales aconseja a María Jesús Ruiz e intenta hacerle abrir los ojos
Telecinco

La esposa de Kiko Rivera le recordó cuáles deben de ser sus prioridades: “¿Por qué has dado el paso de entrar aquí? Para construirte una casa para tus hijas y montar un negocio para poder quitarte de en medio cuando quieras. ¡Tía, no lo vayas a destruir! Eres una mujer bellísima, buena a rabiar, tienes un corazón enorme. ¿Qué necesidad tienes de depender de un hombre? No le deberías haber nombrado, ese es mi consejo, te has podido cavar tu propia tumba”.

Para terminar, le quiso hacer ver que tan solo debe de pensar en sí misma. “Disfruta tú, que te dé igual lo de fuera. Tú a lo mejor no has dado un pasito más por lo de fuera. Tienes que estar sola y hacerte valer. Que nadie te regale los oídos, más vale que te digan algo malo para que aprendas a que te digan algo bueno para tenerte. Me da angustia verte, no tienes necesidad alguna de estar mareada por Antonio, por Julio, por gente del pasado… ¡Disfruta! ¡Desde que estás aquí tienen una lucha en la cabeza por culpa de X persona! ¡Si tienes la cabeza en Pamplona, que sea por tus hijas!”. Tras sus palabras, ambas se fundieron en un tierno abrazo. “Tus niñas no te quieren ver así y tu madre menos”, sentenció Rosales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de GH Dúo