Chelo sufre un vahído al ver su propia sangre

Mientras cogía lapas con Mahi, la colaboradora de 'Sálvame' se cortó con la navaja. Una herida sin importancia que provocó una extraña reacción en la accidentada... ¡Y es que Chelo se marea cuando ve sangre!

Chelo sufre un mareo después de ver su propia sangre
Telecinco

¡Chelo García-Cortés no levanta cabeza! Después de sufrir lo más grande al ver que su querida esposa ha rechazado la oferta de ir a Honduras para hacerle una visita, ahora ha tenido que hacer frente a otro duro revés. La colaboradora de ‘Sálvame’ se levantó con mucha energía y animó a su compañera a que se fueran a coger carnada. Aunque Mahi no estaba muy por la labor, al final cedió a los deseos de la periodista después de que esta le prometiera que se podría echar luego la siesta. Y ya se sabe que hay veces que no hacer nada es mejor que ponerse en activo

This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Como veníamos contando, aquellas que se fueron a las rocas con la intención de sacar lapas, pero mientras estaban metidas en harina, subió la corriente y acabó la navaja ‘posándose’ en la mano de Chelo. “Creo que es poco, menuda raja me he hecho”, señaló la colaboradora. Sin embargo, aunque en un primer momento pensó que era un corte superficial, a la accidentada comenzó a darle una pájara cuando se dio cuenta que salía más sangre de la esperada.

Tras volver a la orilla, Chelo confesó que cuando ve sangre se marea y allí que acabó, rebozada en la arena al sufrir un vahído. Mahi, alucinada, se dedicó a ponerle los pies en alto, ya que había visto en más de una ocasión que es lo que se tiene que hacer en estos casos. Por su parte, Chelo le pidió que trajera agua para limpiar la herida.

Chelo sufre un mareo después de ver su propia sangre
Telecinco

Después de los primeros auxilios que le hizo la andaluza, apareció el médico para ver la herida de guerra (una más de tantas otras, ya que Chelo tiene las manos repletas de esparadrapos). Lo mejor de todo llegó cuando García-Cortés, rabiando de dolor, se lamentó al ver que el facultativo le echaba un líquido en la mano, que no era otra cosa más que agua. Para rematar, acabó llorando por las consecuencias que le podría traer su convalecencia: “Estoy rallada. A ver si por la tontería de la mano me va a echar la audiencia por no hacer nada”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Supervivientes