Colate visita por fin a su familia, ¡y lo ceban!

El ex de Supervivientes ha protagonizado su reencuentro familiar en el que la comida ha sido el principal protagonista.

Colate visita a Samantha y Antonio Vallejo-Nájera
Instagram

Después de dos meses en la isla de 'Supervivientes' lo que todos los concursantes quieren es comer. Y si no que se lo digan a Dakota, que no había cogido aún el petate cuando estaba pensando en los helados de chocolate que se iba a meter para el cuerpo en cuanto volviera a tocar tierra. Imagínate esto mismo pero teniendo una hermana cocinera... ¡la primera parada sería su casa! Pues es precisamente lo que ha hecho Colate que, después de cumplir sus compromisos con Mediaset tras abandonar el concurso con el brazo aún dolorido por su fisura, ha acudido a ver a su hermana y su padre ¡para comer!

Aún convaleciente de su hombro pero sin el cabestrillo en el brazo, hemos podido ver a Colate junto a su hermana Samantha y su padre posando finalmente juntos en un jardín dispuestos a recuperar los dos meses que el empresario ha estado en la isla de Honduras y en el que la comida ha sido la principal preocupación para todos. Así que Colate, ni corto ni perezoso se ha aprovechado del buen hacer en la cocina de su hermana, cocinera, para ponerse al día en la cocina. "Cebando al pequeño @colatenicolas & @vallejonagera", escribía Samantha al lado de la fotografía.

El reencuentro ha llegado tan solo tres días después de que el concursante cambiara sus bañadores y ropa de superviviente por un traje para acudir a la gala de Tierra de Nadie donde se despediría definitivamente del concurso no sin antes dejar un par de pullas a Jorge Javier Vázquez por no hacerle tanto caso como a Fabio.

Tímidos avances en su recuperación

Aunque por ahora Colate no ha publicado nada sobre este reencuentro familiar ni de cómo va su brazo, a juzgar por la imagen en la que no tiene ya el cabestrillo en el hombro podemos ver que ya se encuentra recuperándose. Y es que los propios médicos le diagnosticaron una recuperación con tres semanas de reposo, justo el tiempo que quedaba de competición.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Supervivientes