Rocío Flores llora rota e Irene Rosales la consuela

Su padre recordó sus peores momentos con Rocío Carrasco así como cuando fue denunciado y la joven no pudo contener las lágrimas en plató.

GH VIP 7 Rocío Flores e Irene Rosales
Gtres

Rocío Flores ha pasado uno de los momentos más difíciles en el plató de 'GH VIP' viendo a su padre, Antonio David, totalmente roto en el interior de la casa. Le llegaba el turno de crear la curva de su vida en la que explicó cómo ha sido su trayectoria vital hasta el momento presente, lo cual le llevó a revivir momentos muy duros como su separación con Rocío Carrasco con quien está inversa en un duro proceso judicial actualmente por el presunto alzamiento de bienes. “Fui muy feliz siempre exceptuando los dos o tres últimos meses”, recordaba a pesar de todo.

En su retrospectiva, Antonio David se ha roto de dolor recordando el motivo que llevó a su ruptura, el nacimiento de sus hijos y cuando conoció a Olga Moreno, su actual pareja, “ fue mi principal apoyo, mi muleta”, explicaba al lado de la pizarra en la que la única flecha hacia abajo era su separación con Rocío Carrasco. “Han sido muchos años de dolor, 18 años muy malos en los que lo hemos pasado muy mal”, explicaba a Jorge Javier.

GH VIP 7 Rocío Flores llorando en plató
Gtres

Desde el plató, Rocío Flores escuchaba atenta el relato de su padre descubriendo algunos detalles que no sabía a juzgar por las reacciones de su rostro. Aunque la joven aguantó lo que pudo viendo a su padre destrozado recordar sus peores momentos, finalmente rompió a llorar cuando Antonio David recordó el peor día de esos 18 años: cuando fue denunciado por violencia de género. “Cuando me notificaron la denuncia había dos Guardias Civiles y creía que ese fin de semana dormía en el calabozo”, confesaba roto de dolor, algo que destrozó escuchar a su hija.

GH VIP 7 plató
Gtres

Rocío Flores no pudo contener las lágrimas y, desde plató, lloraba al ver cómo su padre recordaba aquel episodio. Un momento en el que Irene Rosales, a su lado en el sofá del plató, no dudó en ofrecerle su hombro para poder llorar y, en una pausa para la publicidad, la mujer de Kiko Rivera no dudó en intentar consolarla y hablar con ella para que se calmara. Finalmente, Rocío habló con Jorge Javier asegurando que le había dolido ver a su padre así pero que era algo que necesitaba sacar a la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo