Gianmarco, criticado en GH VIP por hacerse una paja

El italiano dejó la pantalla sin vigilar mientras debía apuntar los números que iban saliendo para ganar comida... y es que parece que el vicio pudo más que el hambre

Gianmarco Onestini sin camiseta
Gianmarco OnestiniInstagram

Estar en una casa encerrados 24 horas durante 3 meses puede llegar a ser, para algunos, un auténtico suplicio, y ya no sólo por tener que convivir con gente a la que no conoces o los roces propios de la convivencia... sino por la falta de "cariño". Y lo entrecomillamos, claro, porque en este caso no nos estamos refiriendo a amor, que de eso puede haber mucho cuando se hacen buenas migas, sino a cariño del de toquetear. A sexo, vamos. Y claro, cuando uno no consigue ligar del todo sólo le queda hacer como a Gianmarco Onestini: darse amor propio.

Ojo, que aquí no venimos a criticar que al chico le guste masturbarse, que está muy bien... pero cuando una paja le cuesta la comida a toda la casa, ¡ahí ya sí! Y es que el italiano se encontraba vigilando la pantalla en la que de un momento a otro podía aparecer un numero que debía recordar para conseguir ganar algo de comida para todos... pero a sus 22 añitos no pudo reprimir más sus instintos más primarios y se tuvo que meter al baño.

This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Aunque podría ser para cubrir necesidades fisiológicas, todo se volvió muy sospechoso cuando los compañeros, muy mosqueados, le preguntaron qué hacía en el baño... y él no quiso contestar: "¿Qué interés hay en lo que yo haga en el baño?", respondió él. "¿Pero tú cuánto cagas, hijo?", quiso saber el Maestro Joao con cachondeo. Sin embargo, de cachondeo nada: al parecer, unos 'ruiditos' le delataron, y Kiko fue el primero en tirar la piedra: "Que sepas que la merienda nos ha costado una paja", dijo el jienense, algo que fue corregido por Irene Junquera: "La paja nos ha costado una merienda". Así que nada, todos son comer, pero al menos el italiano se puede acostar de lo más relajado...

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo