Supervivientes 2014, los momentazos de la semana

La concursante se esfuerza al máximo en cada prueba

image
Chiqui, una intrépida

Chiqui se merece un ‘sube’, por lo bien que lo hizo en la prueba de recompensa en Isla Bonita. Una chica gordita que no supera el metro veintinueve, destacó sobre esa jauría de mujeres siliconadas y machos tatuados y ejercitados hasta el extremo. Está claro que las pruebas de la vida ponen a cada uno en su sitio.

 

1 de 5
Pelopony, ¡y sus extensiones oxigenadas!

¡No se puede ir a un concurso con la única intención de ser la más choni! Pelopony es una ridícula con su bote de lubricante de tamaño industrial y esa mata de extensiones oxigenadas. El premio a la más ordinaria irá directo a sus manos. ¡Me produce repugnancia!

 

2 de 5
El estilismo de Jorge Javier

"El estilismo lo elegí yo y me gustó muchísimo", confesó Jorge Javier a QMD!, acerca de su comentado look de chaqueta, corbata y bermudas. Pero Jordi González también tuvo algo que ver. El día que J.J. le pasó el testigo de ‘Hay una cosa que te quiero decir’, le recomendó el pantalón corto.

 

3 de 5
Carmen Lomana, discrepancias con su hermano

Es un secreto a voces, contado por la propia Carmen, sobre un gran disgusto que Rafa habría provocado a la madre de ambos por su participación en el concurso. Así lo confesaba en un tuit…

 

4 de 5
La lupa: Bibiana, braguitas y bañador

Por más vueltas que doy a las imágenes de Bibiana Fernández en Supervivientes no consigo entender el motivo por el que la colaboradora tuvo la genial idea de plantarse unas braguitas debajo de su bañador amarillo. ¿Tanto miedo tenía a que su gastroenteritis le jugara una mala pasada y su bañador cambiara radicalmente de color? ¿Por qué no elegió un bañador negro que ocultara su pequeño problema de evacuación? No me quiero ni imaginar las rozaduras que le habrán quedado.

 

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities