Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Elettra Lamborghini, a golpes ¡con la Casa!

La rica heredera del imperio Lamborghini no entendía por qué Aída tenía que ser tan imparcial con sus órdenes y al final... ¡acabó a leches con los muebles! Qué humos...

1 de 9
Elettra y Aída la vuelven a liar

Los ánimos en la Casa de Gran Hermano VIP 5 más que caldeados ¡están ardiendo! Después de haber hecho las paces con Aída Nízar, Elettra Lamborghini la ha vuelto a tomar con la vallisoletana, y es que a la italiana no le ha hecho ninguna gracia que ella sea la nueva sargento en la Casa (designada por Kiko matamoros a su marcha).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Pelea a raíz de las órdenes de Aída

Aída "intentó" repartir varias tareas durante el desayuno para ocupar la mañana de sus compañeros, pero no contó con que a Elettra su idea no le parecería bien, por lo que la italiana le dijo que eso a ella no le gustaba y que haría otra cosa: "Yo prefiero pasar la fregona".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Castigo tras castigo

Poco a poco los humos entre las dos fueron subiendo y, tras sacarse de quicio la una a la otra, Aída, como sargento, fue imponiéndole cada vez castigos más severos: "Señorita Elettra, hoy usted no tomará Cola Cao", empezó diciendo la sargento. "Prefiero no comer una semana. Me la suda", contestó irreverentemente la italiana.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
¡A correr!

"Señorita Elettra, vaya a dar diez vueltas a la Casa para que se dé cuenta de que no tiene razón", ordenó Aída.

"¿Por qué me regañas así sin yo decir nada? Lo voy a hacer, pero no estoy nada de acuerdo con esto", respondió Elettra en posición de ataque.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Pagaron todos justos por pecadores

Tras las diez vueltas, Lamborghini regresó a la Casa con más rabia de la que salió. "No se va a sentar"; "no se va a terminar el café"; "va a limpiar TODA la casa", decía Aída, ya entre lágrimas, como una batería de órdenes, intentando que Elettra le hiciera caso, pero sin demasiado éxito. ¡Pues no tiene mala leche la italiana!

Tanto fue así que ésta cogió el café y lo vació en la pila (desparramando algo por la encimera), lo que provocó la ira de la de Valladolid: "No comemos hoy. Ya está".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
''Luego yo soy la mala''

Aída, sin entender nada, recordó a Elettra que no se comportaba así con Kiko Matamoros cuando él era el sargento, y acabó yéndose al cuarto a llorar de rabia: "Niñata maleduacada...", decía sollozando.

"Si hoy no comemos ninguno, luego ella tendrá sus consecuencias", trataba de tranquilizarla Ivonne Reyes. "Pero es que luego yo soy la mala", respondía.

"No eres la mala, lo estamos viendo todos", continuaba Ivonne.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
A golpes

Pero ¿de dónde venía toda esta ira si Aída y Elettra ya se habían reconciliado? Mientras Elettra hacía como que limpiaba de nuevo después de que Aída le ordenara repetirlo, Elettra sacó toda su ira dando golpes a cada mueble por el que pasaba: puertas, espejos, sillas, paredes... si la casa pudiera tener moratones ¡ahora las paredes serán de otro color!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
El Súper, también enfadado con Elettra

Por ello, Elettra también la emprendió a golpes con los carteles de sus compañeros, que acabaron todos por el suelo, y pese a que el Súper le ordenó que los recogiera y ella aceptar a hacerlo, finalmente no lo hizo. ¿Se enfrentará ahora a medidas disciplinarias?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
RIP Aída

Sea como sea, parece que la guerra entre Aída y la italiana está servida, y la 'sentencia de muerte' sobre la de Valladolida la firmó Elettra al poner su nombre en las lápidas que adornan la casa... ¡Qué mal rollito!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities