Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Los orgasmos de Aylén y Marco no dejan dormir a nadie en GH VIP 5

La argentina y el italiano pudieron disfrutar de una hora sin cámaras en la que no se vio nada, pero se pudo oír absolutamente todo ¡desde el dormitorio de los concursantes! "No puede ser. Me voy de aquí", dijo Alyson

1 de 13
Alyson y Marco necesitaban amor

Después de muchas idas y venidas, Marco Ferri y Aylén Milla han podido volver a consumar su amor desde que ella llegara a la Casa como jefa de vestuario de la prueba semanal 'Zarzuela como puedas'. Todo era jolgorio y algarabío hasta que a Aylén le empezó a picar el tonteo de su novio con Alyson.

Sin embargo, no todos los concursantes han visto con buenos ojos tanta exaltación del amor... o mejor dicho, con buenos oídos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13
Pidieron la hora sin cámaras

La pareja se dispuso a pedir una hora sin cámaras que necesitaban como agua de mayo "para hablar de cosas que no se podían hablar en la Casa", apuntó ella. Para hablar. Claro...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
Sombra aquí, sombra allá

Una vez concedida, Marco y Aylén se arreglaron y se pusieron guapos para la cita.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
¡Cena de lujo para los amantes!

Para su sorpresa, la organización les ha había colocado en una habitación contigua a la casa una mesa para cena con todo tipo de manjares frente a una cama de lo más cómoda para hacer cualquier cosa menos dormir: "Nooo... ¡se pasaron!", dijeron ambos al únísono.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
Algo no iba bien: ¡se oía todo desde la Casa!

El problema no era, sin embargo, la hora sin cámaras, sino precisamente esa proximidad de la sala, acondicionada para la hora sin cámaras a la habitación de los concursantes. ¡Prácticamente pared con pared!

Sabiendo que se escuchaba todo tras oír al Súper darles la bienvenida a la sala a Aylén y Marco, Irma, Emma y Alyson bajaron la voz por si las moscas. Una cosa llevó a la otra y Alyson, finalmente, confesó que a día de hoy prácticamente ¡ya no le gustaba Marco! ¿Será que no le convence o que ya le ve como un amigo-casi-hermano?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
Cena ligerita y a la cama...

Los chicos pudieron disfrutar de una cena ligerita pero rica, ya que después tenían que darlo todo y una comida pesada antes de hacer deporte no es lo más indicado...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
Especulaciones a altas horas de la madrugada

"Me imagino la sala y una cama ahí, en el medio", se aventuraba a imaginar Alyson sobre la hora sin cámaras de los chicos, sin saber aún que la organización se lo había currado hasta el más mínimo detalle.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
3, 2, 1... ¡acción!

"Comienza la hora sin cámaras", avisaba el Súper a Aylén y marco, que estaban ya apunto de saltar al ruedo entre sábanas y pétalos de rosa en el suelo. Sin embargo, lo mejor estaba por llegar, porque no se vio nada, como era de esperar... ¡pero sí se escuchó TODO!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
Se escuchó TODO

Alyson alucinó cuando pudo oír que daba comienzo, digamos, la "hora del amor", y así lo demostró con su cara de alucine: "Si escuchamos algo yo me piro, ¿eh?", avisó a sus compañeros y al Súper.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
Gritos de placer en la lejanía

Efectivamente, desde la habitación se podía escuchar todo, pero pese a los gemidos de los chicos en la sala contigua, Alyson se dispuso a dormir hasta tapándose los oídos con el edredón, poer...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
''No fucking way''

...era imposible. ¡Cómo gritarían que nadie en la Casa podía dormir! Aylén y Marco lo estaban dando todo, y para evitar la incomodida, la americana salió escopetada de la habitación. "No fucking way! Me voy de aquí", dijo entre harta y divertida por lo que estaba escuchando.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
''Demasiado''

Ya en el comedor, y lejos de los gemidos de placer de sus compañeros, se relajó charlando con Elettra, que andaba por allí antes de irse a Brasil: "Demasiado. Demasiado para mí", explicaba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
Alyson acabó sin uñas

Sin embargo, Alyson, al quedarse sola, no sabía bien que hacer: ¿volvía a la habitación? ¿Dormía en el sofá? ¿Tocaba la puerta de los chicos para pedirles que no hicieran tanto ruido? ¿Pensaría "qué hago, me mato", como Belén Esteban? Tanta era la indecisión que acabó mordiéndose las uñas de los nervios... así que desde aquí pedimos a la organización que, por favor, ¡insonorice según qué zonas, que luego pasa lo que pasa!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities