Supervivientes: Juan Miguel, a punto de perder lo que más quiere

El peluquero ha tenido que vivir uno de los momentos más duros de su paso por el concurso, y no ha sido por la reciente tormenta que ha asolado la isla, sino por las consecuencias de esta...

image
El agua lo ha arrasado todo

Tras la tormenta que asoló hace unos días la isla hondureña en la que se encuentran nuestros superiviventes, parece que los concursantes han recuperado la calma. Sin embargo, las consecuencias de la tromba de agua aún se notan en la zona, y si el primer drama vino con la elección de construir un tendedero o una cabaña, ahora ha sido Juan Miguel el damnificado...

 

1 de 7
''Se me ha mojado todo''

Mientras José Luis recogía varias cosas de buena mañana, Juan Miguel llegaba con cara de pena junto a su compañero: "Mira qué pena, José Luis. Se me ha mojado todo", le repetía el peluquero al chef. Pero ¿a qué se refería?

2 de 7
El único recuerdo de su nieto

No era otra cosa que el único recuerdo que le quedaba de su nieto, un dibujo que el pequeño le hizo antes de partir hacia Honduras que había quedado empapado, casi irreconocible e insalvable.

 

3 de 7
No paró de intentarlo

A pesar de que Juanmi creía haberlo guardado bien para que no se estropeara, el superviviente no cejó en su empeño de recuperar lo poco que le quedaba del papel, poniéndolo sobre unas rocas para intentar que se secara.

 

4 de 7
¿Conseguiría recuperarlo?

Mientras José Luis iba a por algo para ponerlo encima, con mucho cuidado el ex de Karina recompuso el folio como pudo.

5 de 7
Buen compañerismo

José Luis, que entendía perfectamente a su compañero, ya que es uno de los pocos recuerdos familiares que la organización les ha permitido llevar, le ayudó con un tronco liso sobre el que poner el papel y que así el agua se evaporara.

6 de 7
''Me ha dado una pena grandísima''

Finalmente, Juan Miguel a pesar del dramón inicial, nos dio una alegría: "Me ha dado mucha pena porque el día de la lluvia lo tenía todo tapadito pensando que no iba a entrar el agua dentro. Después no lo abrí, no sé por qué, y esta mañana cuando he visto que estaba lleno de agua casi me da algo. Era el regalo que mi nieto me dio, pobrecito, me ha dado una pena grandísima... pero bueno, lo he recuperado. Por lo menos el dibujito se ve".

 

7 de 7
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities