Alba Carrillo e Iván González se calientan en Supervivientes

Si juntamos a alguien como Alba con un 'latin lover' como Iván en una isla durante casi dos meses, lo normal es que pasen cosas... ¡menuda clase se han marcado!

image
El entretenimiento, esencial para pasar el tiempo

A pesar de que nosotros no hemos estado en la isla de Supervivientes, e lo que sí estmaos seguros es de que las horas se hacen interminables sin nada que hacer, y mientras unos optan por discutir o irse a pescar, esta vez Alba Carrillo, José Luis e Iván González han decidido ocupar su tiempo de otra manera...

1 de 8
Un juego ''peligroso''

Con una flor en el pelo, la modelo decidió junto a Iván que era una buena idea aprender a bailar bachata para enseñar a José Luis y que, de esa forma, él aprendiera para poder llevarse a su mujer a bailar y pasárselo bien cuando llegara a España.

Sin embargo, una cosa llevó a la otra y aquello terminó de la forma más caliente posible...

 

2 de 8
Alba se pone picantona

Iván le indicó a Alba dónde tenía que poner los brazos, peor ella aprovechó para sobarle un poquito el cuello a Iván: "¿Dónde me agarro...?", preguntó picarona.

Él, por su parte, tampoco se quedó atrás: bajó su mano hasta la cintura de ella y agarró a Alba por dentrás para acercarla a él en un potente movimiento de brazo...

3 de 8
¡Cómo agarran!

Controlados los 4 pasos básicos, Iván pasó al siguiente nivel: juntar las entrepienas y entrelazarlas, con lo que Alba se vino muy arriba: "Uy, no, no... esto no", decía Alba con los ojos casi en blanco, y no es que no le apeteciera... ¡es que se estaba calentando!

4 de 8
''No soy de piedra, Iván...''

"Que una no es de piedra, Iván, tronco...", le dijo ella seriamente, ante lo que sólo consiguió arrancarle la sonrisa al ex tronista: "Así no se puede... con una alumna tan caliente, de verdad...".

Aún con el cachondeo, Alba le recordó: "No, perdona, es que llevamos aquí dos meses, y me metes aquí la pierna... c*ño, no soy de piedra, Iván...".

 

5 de 8
Iván, sin ganas de ''meter nada''

Parece que las necesidades más primarias se están apoderando de los supervivientes, y en especial de Alba, aunque ante esa declaración de intenciones, Iván sólo acertó a decir que para él algo así ya es imposible: "Es lo único que te puedo meter, la pierna. Yo no tengo fuerzas para meter... no gasto ni bromas ya. Estoy hasta temblando", apuntaba con gracia el jerezano.

"¡Yo sí que estoy temblando!", respondió una Alba con ganas de "fiesta".

6 de 8
Muy entregados

La clase, al final, terminó con mucho cachondeo entre Iván y José Luis, que se hizo pasar por Inma (su mujer) para aprender a bailar... flor en el pelo incluida, para divertimento de Alba, que no hacía más que reír.

7 de 8
''Iván es un buen profesor''

"Me ha gustado mucho la clase en el gym Cayo Paloma. Iván es un buen profesor", comentaba Alba en el confesionario más tarde, algo con lo que coincidió Iván: "Alba lo ha pillado un poquito rápido. Yo pensaba que era más patosa... pero José Luis se pensaba que estaba bailando con la cabra del pueblo".

 

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities