Lucía, desquiciada por la bronca con Kiko no entra al plató de Supervivientes

La madre de Alba Carrillo ha regresado a España tras ser obligada a abandonar Supervivientes por una fuerte bronca con Kiko. Y no lo ha hecho, precisamente, de la mejor forma.

image
Lucía decide abandonar Telecinco

Lucía decidió abandonar Telecinco a pocos minutos de entrar en el plató de Supervivientes. La madre de Alba Carrillo estalló ante las críticas que estuvo recibiendo por parte de los colaboradores por su actuación durante la semana que ha vivido como fantasma del presente en Honduras, junto a Kiko, con bronca incluida por la que la organización decidió que debía abandonar el palafito. Entre todos los comentarios, el que parece que más le dolió a Lucía fue uno de Nagore, en la que se refirió a ella como esquizofrénica. Esa fue la gota que colmó su paciencia. Tras el revuelo que se formó, Nagore pidió perdón por su comentario.

1 de 5
Lucía regresa pero no entra al plató

La producción, su hermana y varios colaboradores estuvieron intentado que Lucía no abandonase las instalaciones de la cadena y al final lo consiguieron. Tras su regreso, Lucía contó que volvía cansada de que la juzguen sin saber. La madre de Alba Carrillo contó que ella había ido a Honduras para aprovechar la oportunidad que le había dado el programa y ser feliz. “Dese que pisé Honduras he vivido con la emición a flor de piel” dijo. Lucía reiteró que su intención era que aprovechar su visita para hacer todas las cosas que se le habían quedaod pendiente en su primer paso por el concurso.

2 de 5
Su objetivo no era sacar de sus casillas a Kiko

Según dijo, el mal rollo con Kiko, y finalmente la bronca por la que el novio de Gloria Camila, pidió a la organización que se la llevasen del palafito, comenzó cuando ella empezó a pescar. Cuando ella llegó a la casa del árbol, explicó, le dijo a Kiko que le daba igual que al terminar el concurso fueran amigos o no, porque ella había ido a disfrutar de su semana como fantasma del presente, negando así las acusaciones que apuntan a que Lucía iba desde Madrid con una estrategia preparada para sacar de quicio a Kiko, en venganza del trato que le había dado él a Alba.

3 de 5
La madre de Alba está llena de picaduras

Lucía se reiteró en su actitud y dijo que a Kiko no le pedirá perdón. “El martes Kiko se enfadó conmigo porque me puse a colocar unas piedras. Al día siguiente me dijo que íbamos a comer crudo”, contó como detonantes principales de la bronca. La madre de Alba consideró que la situación no se le fue de las manos y explicó que ella quería salir del palafito y le pidió a Kiko que la acompañara, porque la casa del árbol no se puede abandonar en solitario, pero él se negó. Según dijo, se lo pidió hasta de rodillas, porque Lucía necesitaba meterse en el agua porque se encontraba mal, incluso con fiebre, por unas picaduras que mostró en su móvil mediante una fotografía. “Empezó él a meterse conmigo y ahí ya perdí los nervios”.

4 de 5
No se arrepiente de ninguna de sus palabras

Lucía reconoció que dijo cosas debidas o indebidas pero volvió a decir que no pedirá perdón porque las cosas que dijo las sentía. “A él por cosas más gordas no se le ha echado”, añadió. La madre de Alba volvió a resaltar que le imploró a Kiko que le acompañara al mar y que ante la negativa ella entró “en un estado, la verdad, de nerviosismo absoluto”. Además afirmó que le volvería a decir al novio de Gloria Camila que todo lo que le dijo porque para ella Kiko “siempre va a ser un niñato de mier...”

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Realities