Rubén y Miriam protagonizan el edredoning más sexual de la edición

Los grandes hermanos dejaron atrás sus vergüenzas y se enzarzaron en una lucha bajo el edredón en la que no dejaron nada a la imaginación...

Photograph, Skin, Nose, Child, Cheek, Lip, Forehead, Mouth, Snapshot, Black-and-white,
1 de 9
De las caricias... a la pasión

Cualquiera que haya estado en la Casa de Gran Hermano sabe que, cuando uno lleva el tiempo suficiente, la necesidad aprieta, y si no que se lo digan a Rubén y Miriam, que, cuando pensábamos que serían Carlota y Jose María los primeros en darnos la alegría de verles retozar, han sido los protagonistas del primer edredoning en Guadalix...

 

2 de 9
Las manos van al pan...

La expresión "arrimarse al sol que más calienta" toma su sentido más literal al ver las tórridas imágenes en las que se puede adivinar la mano de Miriam bajando por el cuerpo de Rubén... aunque, eso sí, todo bajo el edredón.

 

3 de 9
Rubén se calentó en seguida

El joven no tardó en darse la vuelta y comerle la boca a su compañera de convivencia, que ahora parece que será algo más.

 

4 de 9
¡Bien de lengua!

Las imágenes no dejan lugar a dudas: los chicos estaban más calientes que el martillo de un herrero. ¡Para que luego digan que los gallegos son unos 'sosinhos'! Está claro que para nada...

 

5 de 9
Mucho sobeteo bajo las sábanas

Las sábanas se convirtieron en un revoltijo de telas que subían y bajaban mientras se escuchaba la respiración entrecortada de ambos... hasta que llegó la pregunta estrella: "¿Pedimos la hora sin cámaras?".

6 de 9
Confirmado: pedirán la hora sin cámaras

La respuesta de Miriam, teniendo en cuenta el estado de embriaguez pasional en el que estaba, no se hizo esperar: "Sí", respondió contundente.

 

7 de 9
Del calentón... a la ducha fría

Intentando contenerse, ambos dieron por finalizado el magreo y los toqueteos bajo las sábanas, dejando al pobre Rubén "cargadito de amor"... hasta que decidió que la mejor opción para eso era irse al baño: "Me voy a dar un agua fría", afirmó entre risas.

 

8 de 9
Ocultando lo evidente

Está claro que el pontevedrés necesitaba calmar urgentemente a su sistema nervioso... y al reproductor: todo el camino hasta la ducha intentó que el pantalón no marcara más de lo que debía... aunque fue imposible.

9 de 9
Hora sin cámaras en 3, 2, 1...

Parece que la cosa salió bien al fin y al cabo, a juzgar por el gesto de 'OK' que hizo ante la cámara. ¿Tardaremos mucho en oírles (que no verles) disfrutar de la hora sin cámaras? A juzgar por sus susurros de satisfacción bajon el edredón, esto promete...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Realities