La Voz: Las siete pasiones de Melendi

El artista se ha convertido en el hombre de moda gracias a ‘La Voz’. Natural, simpático, sensible y con mucho carisma. Te descubrimos las debilidades de este asturiano de pro

Finger, Jacket, Sleeve, Facial hair, Textile, Hand, Outerwear, Collar, Beard, Moustache,
1 de 8
Un giro a su vida

Melendi (33) no para. Además de ‘La Voz’, el cantante ha lanzado su nuevo disco, ‘Lágrimas desordenadas’. El cantante nos confiesa sus pasiones.

 

2 de 8
La cocina

Le encanta comer, pero también estar entre fogones. “En mi casa cocino yo. Mi mujer está más con los niños y así nos repartimos las tareas“, confiesa. ¿Cuáles son sus especialidades? “Me salen muy bien el pescado al horno y los platos de cuchara, como buen asturiano. Mi asignatura pendiente es la paella, que no acabo de pillarle el punto. Me pongo un 7,5 de nota como cocinero“, explica. Melendi también suspira por las recetas de su madre: “Hace una fabada espectacular, pero sus croquetas no son de este mundo.”

 

3 de 8
Su pelo

Se hizo famoso con rastas, pero ahora prefiere llevar flequillo y melena planchada. Al asturiano no le importa reconocer su coquetería: el pelo es su debilidad. “Me hago el alisado japonés cada ocho meses (desde 250 euros). Como tengo el pelo liso me aguanta bastante“, confiesa. Se cortó las rastas en 2006, pero las guarda con mucho cariño en un cajón. “Con ellas alcancé el éxito, pero esa época de mi vida ya pasó. No era feliz y decidí cortármelas para empezar de cero“, explica.

 

4 de 8
Los perros

Melendi siente debilidad por los animales. Tiene tres perros en casa: “Uno vive en Asturias y dos conmigo. Los considero parte de mi familia.“ Su implicación con los perros no es sólo de boquilla. El cantante colaboró en 2010 con El refugio, una asociación que nos anima a adoptar animales abandonados. “Un perro, dándole cariño, es lo más fiel que puedes tener en la vida“, explicó.

 

5 de 8
El póker

Siempre que su trabajo y su familia se lo permiten, Melendi suele echarse una partidita de póker. “Juego bastante por Internet“, explica. El asturiano se aficionó por casualidad: “En 2008 grabé el videoclip de la canción Un violinista en tu tejado. En él tenía que salir jugando y desde entonces me picó el gusanillo. El póker es un continuo aprendizaje“, cuenta. Ha participado ya en bastantes torneos, entre ellos el que organizó Antena 3 con personajes conocidos en 2011. En la foto, Melendi, en el torneo WPT National Series de Barcelona el pasado octubre.

 

6 de 8
El fútbol

Antes de dedicarse a la música, Melendi soñaba con ser futbolista. El asturiano jugó en las categorías inferiores del Oviedo como defensa central. En 2001 ya se dio cuenta de que el balón no era lo suyo. “La carrera como futbolista apuntaba bien, pero tuve varias lesiones que me lo pusieron difícil“, explica. Ahora sigue ligado al Oviedo como accionista para intentar salvarlo de la crisis económica que amenaza con su desaparición. “Para mí significa mucho. Es mi niñez. Conocí a mi padre en ese campo, reí y lloré con él“, cuenta.

 

7 de 8
El romanticismo

Va de malote por la vida, pero el chico ha demostrado en La voz ser un sentimental. Melendi reconoce que tiene un lado muy dulce: “Me encantan las comedias románticas.“ Además, siempre que puede, le dedica palabras de amor a su chica públicamente. ¡Está entregadísimo! “Mi mujer es la base y el pilar absoluto donde se asienta todo. Es la clave de mi transición vital“, explica. Su chica se llama Damaris, es sevillana y se conocieron cuando ella le hacía los coros en las giras. En 2010 tuvieron a su hijo Marco. El pasado día de la madre, Melendi subió esta romántica foto en su Twitter. “Hoy ha sido un día perfecto con una mamá maravillosa. Te quiero“, escribió.

 

8 de 8
Los tatuajes

Es un hipocondríaco declarado, pero reconoce que no le importa lidiar con las agujas para tatuarse la piel. “Sin ellos me siento desnudo. Ya tengo un poco de vicio“, explica. Entre sus tatuajes tiene cinco muy especiales, los nombres de las mujeres de su vida: su abuela, su madre, su hermana, su mujer y su hija Carlota. También lleva tres tachuelitas colocadas en el pecho: “Me dolió más que una patada en los h… Además es un follón cada vez que me depilo con la maquinilla los cuatro pelos que tengo ahí.“

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Realities