Así puedes combatir el insomnio

El 32 % de los españoles no tiene un sueño reparador por la noche, lo que se traduce en cansancio diurno y menos productividad

Es una necesidad vital e imprescindible para la salud física, psíquica y emocional. Dormir bien tiene una función reparadora y restauradora que nos brinda la capacidad de sentirnos activos al día siguiente. A pesar de ello, el 32 % de los españoles admite no tener un sueño reparador por las noches y el 35 % reconoce que tiene sensación de cansancio diurno. Son datos de un estudio de Asisa sobre el hábito del sueño en España. Otras consecuencias del déficit de sueño son la falta de concentración, irritabilidad y cefaleas. También están asociados al insomnio la ansiedad, la depresión y el agotamiento vital.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para favorecer el descanso nocturno es conveniente establecer y mantener unas rutinas para ir a la cama. Según el estudio de Asisa, nuestro reloj biológico nos avisa que ha llegado el momento de dormir, se produce un descenso de la temperatura corporal central y liberamos melatonina. La melatonina es una hormona que participa en el ciclo diario diurno-nocturno, que se sintetiza a partir del triptófano. El final del sueño viene marcado por un ascenso de la temperatura y por el cese de la secreción de melatonina. Cuanto más nos alejemos de estas señales que nos envía nuestro cuerpo, peor será la calidad del sueño.

Un adulto debe dormir entre 7 y 9 horas. Sin embargo, el 80 % de los encuestados confiesa dormir menos de 7 horas diarias, lo que origina problemas de salud. Con una hora más al día en la cama, se reduciría el riesgo de diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mantener unas rutinas saludables te ayudará a conciliar un buen sueño reparador. Prepara una cena frugal, a base de ensalada o pollo a la plancha. Es recomendable tomar un vaso de leche caliente o un plátano, por su contenido en triptófano (precursor de la melatonina). Intenta cenar a la misma hora y evitar platos que te causen una digestión pesada.

Libérate del estrés acumulado durante el día. Piensa que, cuanto más cansada estés, más te costará conciliar el sueño. Es fundamental ir a la cama relajada. Sigue un horario tanto para dormir como para despertar y trata de evitar que haya más de dos horas de diferencia entre los días laborables y los festivos.

Cuida el entorno: la habitación debe estar a oscuras y con una temperatura de unos 18º C. Deja fuera del dormitorio todos los dispositivos tecnológicos –móvil, tablet, portátil o TV–, ya que alteran el proceso natural de la conciliación del sueño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales