Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

¿Qué pone en las nuevas etiquetas de los alimentos?

Acaba de entrar en vigor en España el nuevo etiquetado de los alimentos envasados, que exige información nutricional

A partir de ahora veremos las nuevas etiquetas de los alimentos envasados. Conforme a la normativa comunitaria europea, deben recoger información nutricional sobre valor energético, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcar, proteínas, sal y alérgenos. Según recoge la Agencia Española de Consumo Aecosan, la finalidad de esta normativa es “proteger la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información. La información debe ser útil, legible y comprensible al consumidor”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El nuevo etiquetado debe recoger:
Ingredientes: figurarán de mayor a menor peso.
Cantidad neta: se debe expresar en litros, mililitros, kilos o gramos.
Fecha de duración: es lo que dura el alimento sin perder propiedades.
Pautas de conservación, dependiendo del alimento, si es o no refrigerado o congelado, por ejemplo.
País de origen.
Empresa: se indica el nombre de la misma y la dirección.

Los alimentos exentos del nuevo etiquetado. Quedan exentos de la información nutricional los alimentos no envasados, sin transformar, como frutas o verduras. Por ejemplo, en el caso del pescado y carne frescos al corte aparecerán en rótulos el lugar de procedencia y fecha de caducidad. También quedan exentos el agua, la sal, las especias, el té y el vinagre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La información sobre alergias e intolerancias debe aparecer en el nuevo etiquetado de los alimentos envasados. Existen 14 alergenos:

Cereales con gluten: trigo (espelta, khorasan), centeno, cebada, avena.
Crustáceos: cangrejos, langostas, gambas, salsas, cremas…
Huevos y bases con huevo
Pescado y productos derivados: salsas, pizzas, caldo, cremas…
Cacahuetes: semillas, pasta, galletas, chocolates…
Soja y derivados: semillas, aceites, harinas, tofu, postres.
Leche y derivados (lactosa): mantequillas, galletas, nata, yogur.
Frutos de cáscara: almendras, avellanas, nueces, anacardos.
Apio: tallos, hojas, ensaladas...
Mostaza: semillas, panes, curry…
Granos de sésamo
Dióxido de azufre y sulfitos: conservantes de frutas secas.
Altramuces: semillas, harinas…
Moluscos: mejillones, caracoles, chirlas, pulpo…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales