Todos contra el cáncer

El Día Mundial contra el Cáncer, el 4 de febrero, tiene como fin concienciar y reducir la incidencia de esta enfermedad

Establecido por la Organización Mundial de la Salud, el Centro sobre Investigaciones y la Unión Internacional contra esta enfermedad, el 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. Esta iniciativa persigue aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad frente a esta enfermedad. Además, tiene como objetivos fomentar y fortalecer las medidas médicas y terapéuticas destinadas a reducir la incidencia del cáncer en el mundo.
Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer AECC, esta enfermedad es una de las principales causas de muerte en España. Uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres será, a lo largo de su vida, diagnosticado con un cáncer. Y otro dato esencial: uno de cada cuatro casos (en torno a un 40 %) podría evitarse. Además, si se detecta el cáncer en una fase temprana, las posibilidades de curación aumentan. Según la AECC, en el caso de un diagnóstico de tumor en la mama en su etapa inicial, la posibilidad de curación es prácticamente del 100 %.
Hay que subrayar que casi el 80 % de los desarrollos cancerígenos tienen su causa en agentes externos. Es decir, hábitos que podemos modificar, como evitar el alcohol y el tabaco, mejorar la dieta y usar siempre protector solar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El factor genético
Algunos casos de tumores localizados pueden ser hereditarios. Según el IVO (Instituto Valenciano de Oncología), a través del consejo genético es posible estudiar historiales de personas con susceptibilidad genética a desarrollar un cáncer. Se trata de un programa de prevención de la enfermedad que, diagnosticada a tiempo, puede curarse entre el 70 y el 90 % de los casos.

Según el Código Europeo contra el Cáncer, mantener unos hábitos saludables contribuye a reducir su riesgo. Una dieta equilibrada y variada, que incluya ingesta diaria de fruta y verdura, evitaría un 20 % de casos de tumores. Además, la ingesta diaria de grasas no debe superar el 30 % de las calorías totales, y se aconseja que sean de origen vegetal, como el aceite de oliva. Conviene reducir el consumo de azúcares añadidos, ya que provoca sobrepeso. Además, el alcohol está desaconsejado: aporta pocos nutrientes y muchas calorías vacías y puede ser adictivo y provocar daños serios en el hígado y el páncreas.

Otro básico: evitar el sedentarismo. Una vida activa puede proteger del cáncer, ya que hacer ejercicio reduce el sobrepeso y el estrés, así como el riesgo de enfermedades asociadas: alteraciones cardíacas, hipertensión, diabetes y osteoporosis. Además, es muy importante no fumar porque el tabaco es responsable del 30 % de los cánceres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales