Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La pasta es fundamental para llevar una dieta equilibrada

Si engorda o no depende de cómo y con qué otros alimentos la mezclemos. Si comes pasta en su justa medida y siguiendo algunos de los consejos que a continuación te damos, puedes disfrutar de un rico plato de macarrones, espaguetis, espirales... que tanto gustan a grandes y pequeños.

Getty Images

La pasta es un alimento que a casi a todo el mundo le gusta, aunque existen múltiples teorías al respecto sobre si es buena o no, o si engorda o no. La revista 'New York Time' afirmó en un artículo que la pasta engordaba. ¿En qué se basaba para tal afirmación? Se había realizado un estudio a cientos de ciudadanos americanos a los que se les había restringido el consumo de grasas y se les había dejado los carbohidratos, tanto simples como compuestos, y habían seguido engordando. Dichos individuos comían pasta, patatas, frutas y verduras y se llegó a la conclusión de que la pasta engordaba porque era una bomba de calorías o almacén de azúcares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Getty Images

Uno de los estudios más recientes llevado a cabo por científicos italianos para la revista británica 'Nutrition and Diabetes' dicen todo lo contrario: la pasta no engorda, engorda los aditamentos que le ponemos ya sean salsas, exceso de queso rallado, bebidas azucaradas o acompañar el plato de pasta con pan.

Como hay múltiples teorías al respecto y tampoco sabemos con exactitud si engorda o no, haremos caso a los italianos que e han comido pasta desde el año 1.500 y no son una población mayoritariamente obesa. Algo estarán haciendo bien... ¿o no?

Por eso, os vamos a proporcionar algunos consejos prácticos para poder comer pasta dentro de unos hábitos de vida saludable. Toma nota.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La pasta, dentro de la pirámide alimentaria

Getty Images

Hay que comer pasta dos o tres días por semana, alternándola con arroz y patatas, siempre que seas una persona sana y no padezcas algún tipo de intolerancia; en ese caso, deberías acudir a un nutricionista para que te haga una dieta específica.

Cocerla al dente

Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como lo hacen los italianos, ni muy dura ni muy blanda. Así te cueste un poco masticar y eso provocará que comas menos, más despacio y la digestión cuesta más en el estómago provocando mayor consumo de energía en el proceso. Además haciéndolo de esta manera la pasta no se hidroliza en el intestino, liberando menos azúcares en el proceso.

Vegetales y proteínas

Getty Images

La pasta no se come nunca con pan ya que es añadir más carbohidratos y jamás se come sola, debes acompañarla de vegetales y proteínas. No se lava después de cocinarla salvo que la vayas a usar para ensalada y se acompaña de una salsa que nunca debe ser industrial. Si te gusta la pasta deberás aprender a cocinar salsas de forma casera con ingredientes naturales y sofreír en una sartén después de cocerla. Y nunca la acompañes con bebidas refrescantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pasta de trigo duro

Getty Images

Elige siempre pasta italiana de trigo duro, ya que desde 1967 se prohibió en Italia el uso de trigo blando para la elaboración de pasta seca. El trigo duro sin ser integral aportará más proteínas que la de trigo blando. Elige que ponga sémola de trigo duro.

Getty Images

Si llevas un estilo de vida saludable, dentro de una alimentación mediterránea con importancia de aceite de oliva virgen, frutas, verduras y sémola de trigo duro, integral o no, de primera molienda, tu figura no sufrirá y la grasa no se acumulara en tu barriga y cartucheras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales