Copia a Cleopatra y abónate a la leche como el cosmético más natural para tu piel

La reina de Egipto más guapa de la Historia fue la primera en descubrir las bondades de la leche, por algo se daba baños en leche de burra. Solo tienes que ir a tu despensa, coger la botella de leche y tomar nota de algunos remedios caseros para aplicarlos en tu piel. Sus resultados son extraordinarios. ¡Toma nota!

El sueño de muchas mujeres y hombres es tener una piel bonita, lisa y sin imperfecciones. Por ello, la industria de la cosmética se esfuerza cada día para que sus laboratorios realicen importantes y costosos estudios e invierte en recursos destinados a la investigación y desarrollo aplicados al campo de la cosmética, y así obtener los activos más punteros y eficaces. Indudablemente se consiguen verdaderas joyas metidas en pequeños tarros de cristal. Joyas que nos las venden como el elixir de la eterna juventud sin darnos cuenta que a veces tenemos los mejores productos al alcance de nuestra mano. Hablamos de recursos caseros muy valiosos que vemos todos los días y que no tenemos ni idea del efecto que pueden causar en nuestra piel. A continuación te descubrimos cuál es el producto estrella de nuestra despensa.

Getty Images

No te puedes ni imaginar de qué productos hablamos ¿verdad? Se trata de la leche de vaca pasteurizada. Lo ideal es consumir leche que provenga de explotaciones ecológicas donde prime el respeto al animal sobre la economía. La leche, ese líquido blanco que proviene de secreciones de las glándulas mamarias, está cargada de minerales, vitaminas, A ,D, E, grasas, sales inorgánicas, caseína, lactosa y calcio. Elementos muy necesarios para tener una piel bonita. De la lactosa, por ejemplo, sale el ácido láctico que hará que tu piel esté más luminosa, menor rugosa ya que actúa como 'peeling' natural, y las vitaminas A y E, por su parte, son esenciales para gozar de una bonita piel.

Getty Images

¿Sabías que la caseína o proteína de leche contiene glutatión? ¿Cuál es la finalidad de este antioxidante? Destruir los radicales libres que son causa directa del envejecimiento de la piel. Y las grasas, en contra de lo que piense la gente, aportan lípidos a la piel necesarios para mantener el manto hidrolipídico en óptimas condiciones. Y por supuesto, qué decir tiene el calcio que aporta extraordinarios beneficios para nuestros huesos. Este mineral juega un papel esencial en nuestra piel porque evita la degradación de las fibras de colágeno así como contribuye al metabolismo celular evitando el envejecimiento y la creación de nuevas fibras de colágeno y elastina.

Algunos consejos prácticos

Getty Images

Por todo ello, os voy a dar algunos 'remedios caseros' a base de leche para mimar vuestra piel. Sus resultados son extraordinarios y superfáciles de realizar. Por ejemplo, un par de días a la semana prepara un cuenco con leche y empapa en él un algodón de toda la vida, no lo hagas con un disco desmaquillante. Aplícatelo sobre el rostro, cuello y escote y deja actuar unos minutos. Después laváte con agua. También puedes elaborar una mascarilla con una cucharada de avena molida, leche y unas gotas de zumo de limón. La dejas actuar durante 15 minutos y tu piel se volverá luminosa, tersa e hidratada.

Getty Images

Si lo que quieres es realizar una sesión exfoliante, puedes mezclar la leche con un poco de miel y sal fina. Mézclalo bien y masajea el rostro sin mucha fricción. Aclara con abundante agua e hidrata con tu crema habitual.

Tu piel te agradecerá que la cuides porque para tenerla bonita, lisa y sin imperfecciones debes mimarla y protegerla de los agentes externos que pueden dañarla. Ten en cuenta que el paso de los años, la contaminación, el estrés, las prisas, el maquillaje excesivo o una mala cosmética pueden causar estragos en ella. No te lo pienses más y busca la leche en tu despensa y conviértete por un día en una particular Cleopatra, pero sin leche de burra, ¡claro!

Cuca Miquel, coach de belleza
Archivo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales