Sarah Jessica Parker se apunta a la dieta Hamptons

La actriz confía en la dieta Hamptons cuando tiene que perder esos kilos de más. Su creador, Fred Pescatore, propone un menú con proteínas procedentes de carnes magras, aves y pescados y huir de los embutidos.

Creada por Fred Pescatore, experto en nutrición y autor de varios libros (The Hamptons diet, Feed your kids well), la dieta Hamptons es la favorita de la actriz Sarah Jessica Parker. Este método, que también siguen otras actrices de Hollywood como Kate Hudson, incide en que no todas las grasas son iguales. Pescatore distingue entre grasas saludables buenas, que ayudan a bajar el colesterol (como el pescado azul), y las 'malas' (hidrogenadas, presentes en procesados).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1.200 calorías al día

La dieta Hamptons promete 5 kilos menos en un mes, con un menú básico diario que aporta entre 1.000 y 1.200 calorías. Su creador recomienda:
-Usar aceite de macadamia, tanto para cocinar como para los aliños de las ensaladas. El aceite de macadamia contiene un 84% de grasas monoinsaturadas; un 12,5% de grasas saturadas y un 3,5% de grasas poliinsaturadas.
-Dar un mayor protagonismo de las proteínas procedentes de carnes magras, aves y pescados. Huye de los embutidos.
-Incorporar hidratos 'buenos' (legumbres y cereales integrales).
-Evitar el azúcar refinado y las comidas procesadas y aquellas en cuya etiqueta de composición figuren las grasas hidrogenadas.Restringe carbohidratos simples (bollería, pan blanco...).
-Evitar cereales refinados, frutas de alto contenido en azúcar y fritos.

Gtres

TU MENÚ

Desayuno: salmón ahumado con queso crema. Tostada de pan integral. Una taza de té.
Media mañana y tarde:
300 gramos de melón y una nuez de macadamia.
Comida: hamburguesa 100% carne magra con ensalada y vinagreta. Media taza de melón en cuadrados.
Cena:
ensalada César, marisco cocido o al vapor; o espinacas cocidas. Media naranja.

El creador de la dieta recomienda usar aceite de macadamia para usar en crudo y para cocinar, y veta de tu dieta dulces de bollería industrial, harina refinada y comida precocinada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LOS PROS

Olvídate del hambre, ya que no hay límite de cantidad en las raciones. La abundancia de proteínas y vegetales a lo largo del día resulta muy saciante. El desayuno es 'potente', y energético para empezar el día. Comerás más saludable al restringir la comida precocinada.

LOS CONTRAS

Rechaza el uso de aceites comunes (como el de oliva o de girasol) para cocinar. Y sólo permite consumir aceite de macadamia, que es difícil de encontrar. Las carnes, huevos, etc. deben ser de procedencia ecológica (por ejemplo, pollo de corral), por lo que puede resultar una dieta un poco cara de mantener en el tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales