Las rupturas después del verano

Durante las vacaciones aumenta el tiempo de convivencia de la pareja, lo que puede generar tensiones

El tiempo de vacaciones puede ser como un soplo de aire nuevo en la relación: se rompe con la rutina del resto del año y surgen planes que invitan a la improvisación,que propician que la relación se afiance y salga reforzada. Pero a veces, la convivencia continua –24 horas, 7 días a la semana– no ayuda. A veces surgen roces, aumenta la tensión y se generan situaciones de conflicto que pueden ser el detonante de una ruptura.
Los expertos aclaran que cuando se produce una ruptura en septiembre, después de las vacaciones, es porque ya existía una grieta en la relación. Es decir, había una crisis y el período vacacional ha agudizado esa situación.Además, terapeutas y psicólogos recomiendan prestar atención y favorecer la comunicación de pareja. De hecho, el origen de muchos problemas está precisamente en la falta de comunicación. Además, sugieren que otra clave está en encontrar un espacio individual que cada uno necesita para reconectarse consigo mismo. Por ejemplo, dar un paseo, leer un libro o hacer deporte. Este espacio puede ayudar a reforzar una relación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El triple de divorcios
En los últimos 15 años los divorcios se han multiplicado por tres en España, según un informe del Consejo General del Poder Judicial. Esto significa que durante ese período han pasado de 37.586 a 114.019. En 2016, 119.889 parejas rompieron y se produjeron 114.019 demandas de divorcio. ¿Y cuánto dura un matrimonio? La duración media en España es de 16,2 años, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), con datos del año 2015.

Cómo afecta la tecnología en las relaciones.
El abuso del móvil también puede generar conflicto en la pareja. Según la directora médica de Clínicas Origen, Pilar Conde, las claves para que el smartphone no sea motivo de tensión son la organización y los límites: “Delimitar los tiempos destinados a la pareja, al diálogo, a compartir situaciones, emociones y marcar límites al móvil, que poco a poco va llenando los silencios y que cada vez va ocupando mayor hueco en la relación.” También es convenienteponer límites a la adición digital.
Según la psicóloga, lo importante “es que la pareja tenga tiempo decalidad para comunicarse, expresar afecto, tener sexo, realizar actividades conjuntas en las que el móvil esté apartado y la prioridad sea la pareja."

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales