Así nos afecta la contaminación acústica de las ciudades

El tráfico causa el 80% de la contaminación acústica en las ciudades, según un estudio del ruido

En nuestro país, el tráfico es el principal causante del ruido, provocando más del 80% de la contaminación acústica en las grandes ciudades. Así lo confirman los datos obtenidos del estudio del ruido impulsado por el Observatorio de Salud y Medioambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable, en colaboración con GAES y desarrollado por ECODES. Con motivo del Día Mundial sin Coches, celebrado el 22 de septiembre, este trabajo revela que el impacto provocado por el ruido podría reducirse del 33% al 6% limitando la velocidad de circulación de los vehículos de 50 Km/hora a 30 km/hora en zonas urbanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro dato es que uno de cada cuatro españoles está expuesto a niveles de ruido superiores a los que establece la Unión Europea: 55 decibelios (dB) durante el día. Recordemos que una conversación tranquila produce 60 dB y una oficina con ruido de fondo, 50 dB.
Entre las recomendaciones que se plantean para reducir la contaminación acústica, figura el uso del transporte público como alternativa al coche privado; revisar y trabajar en la mejora de los aislamientos de las ventanas de los edificios, replantear los espacios de casa, analizar la distribución y, si es posible, situar los dormitorios alejados de las fuentes de ruido.

¿Y para dormir?

Según la Organización Mundial de la Salud, el límite máximo de sonido por la noche son 30 decibelios. Si el ruido interfiere en el descanso nocturno, se alteran los ciclos de sueño-vigilia, lo que puede derivar en insomnio, fatiga, irritabilidad, reducción en la concentración y en el rendimiento laboral y académico, y dolores de cabeza.

¿Cómo nos afecta?

1. Según el estudio DKV GAES, por cada decibelio por encima de los 65 dB pueden incrementarse los ingresos hospitalarios en un 5,3%, especialmente por causas relacionadas con el corazón. El exceso de ruido puede estar asociado a un aumento del riesgo de hipertensión, angina de pecho o infarto. Además, según expertos, también afecta al sistema endocrino, nervioso y circulatorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

2. ¿Y en los niños? La contaminación acústica afecta al aprendizaje, la memoria y la motivación de los pequeños. Por encima de los 50 dB en un entorno escolar, pueden observarse alteraciones en el rendimiento, en la atención, en la capacidad de comprensión y en la lectura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales