Todos con el cáncer de mama

El 19 de octubre, Día Mundial contra el Cáncer de Mama, nos recuerda que la revisión y prevención son muy importantes

Es uno de los tumores más frecuentes: 1 de cada 8 mujeres lo sufrirá a lo largo de su vida. Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer, cada año se diagnostican 26.000 nuevos casos. La incidencia se incrementa a partir de los 35 años. Pese a estas cifras, gracias a los avances de los tratamientos y al diagnóstico precoz tiene una tasa de supervivencia que alcanza el 90%.
El cáncer de mama es un tumor maligno que se origina en la glándula mamaria. Para su diagnóstico, hay que tener en cuenta los antecedentes genéticos, realizar una exploración física de las mamas para detectar nódulos; hacer análisis de sangre y orina; y pruebas de imagen, como la mamografía, una radiografía especial de la mama capaz de ver un tumor en etapas muy precoces de su desarrollo.
Según el cirujano plástico estético y reparador de IM Clinic Iván Mañero, cada año 16.000 mujeres pasan por una mastectomía, una cirugía para extirpar el tumor y con él parte o la totalidad del pecho. “Hay diversas técnicas para la reconstrucción, pero en cada una se trata de conseguir un nuevo pecho lo más natural posible, obteniendo resultados duraderos”, señala Mañero. El cirujano, además, apunta que “con la reconstrucción inmediata mejora la calidad de vida de la paciente, la autoestima y la felicidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más deporte reduce el riesgo
No se puede prevenir el cáncer de mama, pero diversos estudios recientes señalan que mantener una actividad física diaria y evitar el sedentarismo y el sobrepeso, sobre todo tras la menopausia, pueden reducir el riesgo de desarrollar tumor en la mama.

Reconstruir el pecho
Hablamos con el doctor Mañero, cirujano plástico estético de IM Clinic (www.imclinic.com) sobre los tipos de técnicas reconstructivas del pecho: “En el caso de una cirugía conservadora en la que se elimina sólo una parte de la mama, una opción es reponer el volumen mamario que falta mediante una remodelación con grasa de la propia paciente. Se realiza una pequeña liposucción a la mujer, se procesa la grasa y se introduce en la zona mediante pequeñas cánulas.”

Cuando se ha realizado una mastectomía total, según el doctor, se puede optar “por un tipo de implante vacío que, de forma progresiva, se va rellenando con suero para ser sustituido por una prótesis de gel cohesivo de silicona, consiguiendo un resultado definitivo bastante natural. Otra técnica es “usar tejidos propios de la paciente para dar forma y volumen a la nueva mama. Esta técnica, más compleja, suele utilizarse cuando la piel del pecho está muy castigada o la paciente no desea prótesis”. También se pueden combinar estas dos técnicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales