Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Combate el insomnio

El insomnio afecta a un 48% de la población. ¿Cómo podemos combatirlo?

Dormir es una función vital. Una buena higiene del sueño favorece el descanso nocturno, que garantiza el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Por el contrario, la falta de sueño altera las funciones cognitivas: reduce la concentración, la capacidad de atención, produce cansancio, mal humor, irritabilidad y desánimo; además, puede aumentar el riesgo de hipertensión. El insomnio estacional afecta hasta al 48% de las personas adultas; y el insomnio crónico, a un 10%. Según Vanir.es, expertos en nutrición y salud, se distinguen dos tipos de insomnio:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

-Insomnio de inicio: los problemas para dormir aparecen en los primeros 30 minutos desde que iniciamos el sueño.

-Insomnio de mantenimiento: aparecen despertares nocturnos de más de 30 minutos de duración o un despertar total antes de tiempo.

¿Cómo podemos favorecer el descanso nocturno?
Mantén unas rutinas para acostarte y levantarte a la misma hora (el cuerpo se acostumbrará a estos hábitos); evita las siestas de más de 30 minutos de duración; crea un ambiente acogedor en el dormitorio, evitando la presencia de pantallas y usar tecnología (TV, tablets o smartphones) antes de ir a dormir, ya que la exposición a la luz brillante de estos dispositivos interfiere para conciliar el sueño.

Ejercicio físico
La práctica de un deporte nos ayuda a controlar el peso y a mantener un buen tono muscular. También favorece la relajación y mejora el descanso nocturno. Sin embargo, puede tener un efecto contrario e interferir en el sueño si hacemos ejercicio en las últimas horas del día, sobre todo si es un deporte que exige un alto esfuerzo físico. Además, el agotamiento o el sobreentrenamiento pueden influir en la aparición de estrés y ansiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El plátano favorece el descanso
Escoger bien los alimentos de la cena es clave para el descanso nocturno. Expertos en la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Mónaco afirman que una cena rica en carbohidratos puede producir somnolencia. Sin embargo, ingerir muchas calorías antes de dormir, cuando la actividad se reduce, puede favorecer un aumento de peso.

Alimentos recomendados como aliados del sueño son el plátano, la miel y las verduras: tienen propiedades que actúan sobre el sistema nervioso y liberan melatonina y serotonina. Según los expertos de Investigación del Sueño, el magnesio y potasio del plátano actúan como relajantes musculares que favorecen un sueño reparador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales