Consejos para mantener tus plantas como el primer día

¿Cómo que no tienes jardín? Vivirás en un pisito, pero con unas plantitas y nuestros trucos para mantenerlas bonitas puedes tener un pequeño paraíso en el que olvidarte del estrés. Y si dispones de un buen terreno, te enseñamos a mimarlo

Manos cuidados plantas
Getty ImagesJohn Block

Toma buena nota de nuestros consejos para que las plantas de tu casa se conserven en perfecto estado. Te enseñamos los trucos para que tu hogar se convierta en tu particular jardín de las delicias. Apunta nuestras sugerencias para convertirte en un aprendiz de jardinero de sobresaliente. ¿Comenzamos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todas al baño

En verano las plantas necesitan más humedad que nunca. Así que, ante las altas temperaturas, lo mejor es que las traslades al baño para que el calor no las mate.

Agua de cocción

Riega tus plantas con el agua de cocción de huevos, que les aportará sales minerales; y de verduras, que añade vitaminas y minerales. El agua debe estar siempre a temperatura ambiente y la maceta debe drenar la sobrante para que las raíces no se pudran.

Diego Lafuente_HF

Geranios siempre vivos

Si tus geranios están mustios, añade unas gotas de aceite de oliva al agua con que los riegas. Y para incrementar su color, añade unas limaduras de metal a la tierra.

Lombrices fuera

En un terreno, las lombrices son necesarias para airear la tierra y, por lo tanto, buenas para las plantas. En una maceta, sin embargo, las lombrices atacan a las raíces de las plantas. Para quitarlas, riega la tierra con un poco de vino: subirán a la superficie. Cógelas y ‘múdalas’ al jardín.

Regar en vacaciones

Si te vas unos días de viaje y no tienes quién te riegue las plantas, llena unas botellas de plástico de agua y tápalas con un algodón. Sólo tienes que clavar la botella boca abajo en la maceta y la tierra irá ‘bebiendo’.

Getty ImagesJames A. Guilliam
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Adiós babosas

Para que las babosas no se acerquen a las plantas de tu jardín, pon detrás de ellas camufladas, para que no se vean y quede feo, trocitos de patata.

Germinar semillas

Para que las semillas germinen más deprisa, disuelve en el agua una píldora anticonceptiva. También puedes dejarlas en un cuenco con posos de café húmedos.

Bulbos en cualquier época

Si quieres que los bulbos de primavera florezcan en otra estación, mételos en el frigorífico o en un lugar frío y sin luz. Sácalos pasados 30 días, ponlos en un lugar cálido y luminoso. Pasadas 1 ó 2 semanas, florecerán como si fuera primavera.

Getty ImagesNicole Lienemann / EyeEm

Rosas con aroma

¿Tu rosal se ve estupendo pero tienes la sensación de que no huele tanto como te gustaría? Puedes potenciar el aroma enterrando cerca de sus raíces pieles de plátano y cebolla. ¡Notarás el cambio!

Hojas con más brillo

Las hojas de tus plantas necesitan mimos para verse tan bonitas como cuando las compraste: empapa un algodón en una mezcla de agua y leche y, cuidado, pásalo por cada una. ¡Verás qué brillo! Eso sí, no lo hagas con demasiada frecuencia porque podrías crear una película que impidiera a las hojas respirar.

Ceniza de la chimenea

Cuando limpies la chimenea, guarda la ceniza, ya que es rica en fósforo y potasio. Además, te ayudará a prevenir las plagas en las plantas. Lo único que debes hacer es mezclar un poco con el agua de riego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Evita las hormigas

En el jardín, la sal hará de barrera, de modo que podrás delimitar aquellas zonas a las que no quieres que se acerquen. Otro truco es impregnar los bordes de tu maceta con un limón: también repele a las hormigas.

Cortesía Bruguer / VER CAMPO TEXTO

Lejos del ordenador

No pongas tus plantas cerca del ordenador porque las radiaciones que produce son perjuiciales para ellas. De hecho, si tienes alguna cerca, habrás notado que han empezado a caerse sus hojas...

Ramos de flores perfectos

Si sales al campo a coger flores, atención porque las cortadas por la mañana te durarán más que las recogidas por la tarde. Para que duren más en tu florero, cuando veas que empiezan a marchitar, mete la punta de los tallos en agua hirviendo unos segundos, luego corta el tallo unos centímetros y vuelve a meter en agua fresca.

Getty ImagesC.J. Burton

Con unos huevos

Ni se te ocurra tirar las cáscaras de huevos: son un excelente abono para tus plantas. Machácalas bien y mézclalas con la tierra. Le aportarán carbonato cálcico.

Diseña tus bonsáis

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Elige un árbol

Getty ImagesTom Dobbie

Olmos, olivos, frutales... elige el tipo de bonsái que vas a querer. En viveros puedes comprar prebonsáis, elaborados a partir de plantones, podrás empezar a diseñar cómo quieres que crezca tu pequeño árbol.

Trasplante


Getty ImagesPawel Gaul

Trasplanta tu arbolito a un recipiente con sustrato de tierra, arena y musgo. Riégalo nada más trasplantarlo y luego, a diario, Después tendrás que ir haciendo trasplantes a recipientes más pequeños. Los cinco primeros años el trasplante será anual; del quinto al décimo, bianual; desde entonces, cada cinco.

Dando forma

Getty ImagesZenShui Michele Constantini

Para darle forma se usan al tiempo la poda (ojo, en invierno la mayor y menos en primavera y verano) y el alambrado, para orientar las ramas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales