El optimismo como medicina

Mantener una actitud positiva frente a una enfermedad resulta crucial en los resultados del tratamiento médico y contribuye a lograr mejores resultados terapéuticos.

La actitud positiva es clave para afrontar situaciones de adversidad como el proceso de curación de una enfermedad. El positivismo juega un papel relevante en la salud, contribuye a mejorar el tratamiento e incluso se pueden lograr mejores resultados terapéuticos.
Desde el Institut de Barcelona de Psicología, de la plataforma TopDoctors.es, señalan que “existen cada vez más estudios centrados en la interrelación entre la mente, la actitud y la superación de enfermedades que demuestran que las personas más optimistas, y con más ganas de luchar, tienen mayor esperanza de vida.” Los expertos concluyen: “Podemos decir que la balanza se inclina cada vez más a confirmar que la actitud positiva y el optimismo suelen ser señal de buen pronóstico”.
Las relaciones emocionales, como el amor de la familia y de los amigos, son factores determinantes para fomentar la actitud positiva de un paciente en su lucha contra una enfermedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Meditación y deporte: técnicas de relajación
¿Cómo se puede favorecer una actitud positiva? Según la Dra. Neus García Guerra, psicóloga clínica (TopDoctors.es), “la persona es feliz, no por un conjunto de circunstancias, sino por un conjunto de actitudes.” Realizar ejercicios de respiración y relajación como yoga o pilates nos ayuda a conectar cuerpo y mente.

Pensamientos positivos: disfrutando de las aficiones
Para tener una actitud positiva, es recomendable seguir fomentando y disfrutando de las aficiones, como la música, el mar o pasear. Estas actividades mantienen activa la mente y evitan que el paciente caiga en un bucle de pensamientos negativos relacionados con su enfermedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales