Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

¿Bacterias yo? No, gracias

Una mala manipulación de los alimentos es siempre un peligro para nuestra salud, y más en la época estival, cuando las altas temperaturas favorecen la reproducción de los microorganismos. Las bacterias más habituales son la salmonella y el Staphylococcus aureus, aunque hay multitud de patógenos, como virus, mohos o levaduras, que pueden producirnos molestos síntomas gastrointestinales.

1 de 7
Toma medidas

Hay medidas de precaución, comunes contra todas las bacterias, que nos ayudarán a evitar una enfermedad alimentaria:
Lavarse bien las manos, antes y después de manipular alimentos.

  • Ojo con los crudos: si tomas vegetales o frutas, lávalos bien antes de su consumición, incluso añade unas gotas de lejía al agua, para asegurarte de eliminar cualquier patógeno. Evita las carnes y pescados poco hechos o crudos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Alimentos bien hechos
  • Calienta bien los alimentos, ya que una correcta cocción es capaz de matar casi todas las bacterias peligrosas.
  • Utilizar siempre agua potable. En casa no tenemos problema, pero si nos desplazamos en verano, y tenemos dudas de la procedencia del agua, debemos decantarnos por la envasada.
  • No mezclar alimentos cocinados con los crudos. Incluso se recomienda usar distintos utensilios de cocina para cada alimento. Una bayeta o la tabla de cortar, por ejemplo, pueden ser fuente de infecciones.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Sigue la cadena
  • No consumas alimentos perecederos que hayan estado a temperatura ambiente y recuerda la importancia de mantener la cadena de frío.
  • Cubre bien los alimentos, y no olvides mantenerlos fuera del alcance de insectos y otros animales, ya que pueden ser portadores de bacterias.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Primer paso

La manipulación de los alimentos comienza con la compra. Busca productos que tengan una fecha de caducidad lejana, y no apures para consumirlos. Si vas a comprar alimentos refrigerados o congelados, lo ideal es esperar al final para cogerlos, y utilizar una bolsa isotérmica para no romper la cadena del frío.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Síntomas

Las intoxicaciones aparecen entre las dos y las doce horas posteriores a la ingesta, y duran, en caso de ser leves, unas 24 horas. Todas las bacterias causan síntomas comunes: dolor abdominal, vómitos, diarreas, dolor de cabeza, fiebre, etc.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Huevos

Los huevos y sus derivados son la mayor fuente de salmonella. Estas bacterias se encuentran en la cáscara, así que olvídate de lavarlos, ya que la porosidad de la misma puede facilitar que las bacterias penetren en el interior. Descarta los huevos que tengan la cáscara rota, ya que pueden estar contaminados. Y recuerda: guárdalos siempre en la nevera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Ojo con las frutas y verduras

En esta época es más común su consumo, por ello debemos tener más cuidado. Podemos pelar las frutas para minimizar riesgos, así como tomarlas en zumos. Usar vinagre o zumo de limón, como condimento en ensaladas es perfecto, ya que el Ph ácido acaba con las bacterias.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales