Juego de Tronos

En todas las casas cuecen habas, en las Reales también. Curran, se divierten, meten la pata…

1 de 7
La infanta Elena y sus ‘cáritas’

Elena llegó al puesto de Cáritas en Madrid acompañada de Carlos García Revenga, su secretario y asesor imputado en el caso Nóos. La criticaron, pero ella puso cara de ¡a mí, plin! 

 

2 de 7
Felipe, a la altura de las circunstancias

¡Parecían el punto y la i! Nuestro príncipe, con sus casi dos metros de altura, fue el encargado de dar la bienvenida al heredero de Japón, Naruhito, que no tuvo más remedio que mirar todo el rato para arriba. Igual debería pedirle los zapatos con alzas a Nicolás Sarkozy…

 

3 de 7
Máxima y Guillermo de Holanda, muy animados

Los reyes de Holanda caen tan bien que la fábrica de Playmobil ha sacado unos muñecos con la imagen de los monarcas. Las figuritas saldrán a la venta en julio y tienen pinta de que serán un éxito. Si lo hicieran con la Familia Real Española, seguro que el primo de Letizia las utilizaría para hacer vudú…

 

4 de 7
Doña Sofía y Mª Teresa se pusieron moradas

La Reina y la ex vicepresidenta del Gobierno inauguraron la exposición fotográfica Mujeres por África, en Madrid. Ambas lucieron los mismos tonos, aunque Fernández de la Vega optó por un estilo juvenil muy acorde a su nueva cara. ¡Monísima!

 

5 de 7
Alberto y Charlene, de copitas con Sue Ellen…

¡Cómo se lo pasan los príncipes de Mónaco! Para celebrar el 53 Festival de Televisión de Montecarlo, qué mejor compañía que dos de los protas de Dallas: Alberto, al lado de Linda Gray (la mítica Sue Ellen pegada a una copa en la ficción), y la ‘sosita’ de Charlene con Patrick Duffy (el ‘sosoman’ de Bobby).

6 de 7
Los reyes de Noruega, ¡cómo les gusta su trabajo!

Harald es uno de los monarcas más risueños de Europa. Su mujer, Sonia, no daba crédito de las carcajadas que se marcó en un acto oficial en la localidad de Afjord. Y eso que llevan más de 45 años de matrimonio. 

 

7 de 7
Charlene Wittstock no se desliga del mundo marino

La princesa visitó el oceanográfico de Mónaco y se encontró a un chico disfrazado de tiburón con un ramo de flores. ¿Pero qué necesidad? Menos mal que ella es una mujer acuática…

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Especiales