Pies para qué os quiero

El calor también afecta a nuestros pies, pero con un buen calzado, hidratación, y cuidado, no te cansarás de caminar.

image
Llega el verano

Con la llegada del verano los pies se vuelven indefensos, pasamos de calzado cerrado a abierto, y dejamos atrás los calcetines y las medias que nos protegen en invierno.

 

1 de 7
Durante vacaciones...

Uno de los problemas más comunes del verano es el Pie de Atleta, una infección micótica producida por hongos, aunque también el exceso de sudoración, o las rozaduras son muy habituales.

2 de 7
Siempre con chanclas

Los profesionales recomiendan ante todo el uso de chanclas en los lugares de baño público, y el uso de tu propia toallas para alejar la posibilidad de infección.

3 de 7
Cuídalos

Es muy importante la higiene diaria, y nunca olvidarte de secar muy bien los pies, sobre todo entre los dedos. Busca calzado cómodo, flexible y que transpire, aunque si tienes una sudoración excesiva puedes recurrir a desodorantes especiales para pies, o productos secantes como el talco.

4 de 7
Siempre limpios

Si tienes alguna grieta, o herida, desinféctala bien, y en caso de ampolla pínchala con un alfiler, saca todo el líquido y limpia bien la zona.

 

5 de 7
Hidratalos

No dejes que tus pies se sequen en verano, la hidratación es fundamental. Masajea tus pies con cremas hidratantes, a ser posible por la noche para que no haya exceso de sudoración durante el día, y ayúdate de limas, o piedra pómez para eliminar posibles durezas.

 

6 de 7
Pies perfectos

¡Y luce unos pies increíbles este verano!

 

7 de 7
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales