¡El verano más sano!

Estamos de vacaciones, es un momento para el descanso y la tranquilidad, sin embargo, debido a las condiciones climáticas, estamos expuestos a problemas de salud propios de esta época. La humedad, el sol y el calor son caldo de cultivo de muchas enfermedades y debemos tomar precauciones extra, más aún si nos encontramos fuera de vacaciones. Las enfermedades del aparato digestivo y de la piel se encuentran entre las más comunes, junto con los problemas en ojos y oídos.

image
1 de 9
Prepárate para el verano

Todas las precauciones son pocas, así que blinda tu cuerpo contra los enemigos del estío y prepárate para tus vacaciones más saludables.

 

2 de 9
Equipa tu botiquín

Además de la crema solar con protección, prepara un botiquín para tener siempre a mano por si lo necesitas. Te podrá sacar de un apuro en caso de urgencia.

 

3 de 9
Para cualquier imprevisto

Antiséptico: Para desinfectar heridas, cortes o quemaduras.
Material de cura: Para cualquier herida necesitarás gasas, algodón, tiritas, agua oxigenada y alcohol.

 

4 de 9
Medicamentos

Analgésicos: Paracetamol, Ibuprofeno... para aliviar el dolor.
Antidiarreico y suero de rehidratación oral para cualquier problema estomacal. También un laxante, en caso de que padezcas de estreñimiento.
Si viajas al extranjero, no te olvides de consultar las vacunas recomendadas por el Ministerio de Sanidad para tener un buen viaje.

 

5 de 9
Quemaduras solares

Cada año son más las lesiones de piel causadas por
la exposición solar. Evita ponerte al sol de 12 a 16 h., aplica la crema solar 20 minutos antes de salir de casa, y después de dos horas vuelva a echarte protector.
La sombrilla, el sombrero y las gafas de sol te
ayudarán a mantener los rayos lejos.

 

6 de 9
¡Mucho ojo!

El agua del mar y de la piscina puede ser una fuente de infecciones para nuestros ojos. Una de las dolencias oculares más comunes en esta época del año es la conjuntivitis, provocada por el exceso de cloro, sal, sol... Además de rojez, el ojo lagrimea más y puedes notar sensación de ardor. También puedes tener un cuerpo extraño en el ojo. Si sientes molestias, acude a un especialista.

 

7 de 9
Hongos fuera

Debemos tener especial cuidado con las sustancias para tratar el agua de las piscinas que hacen que el pH vaginal pase de ser ácido a alcanilo y favorece la proliferación de hongos. Esto, unido a que la mayoría suele permanecer con el mismo bañador durante horas, eleva el riesgo de cistitis. Debemos tener especial cuidado con cualquier molestia que sintamos y acudir al médico cuanto antes.

 

8 de 9
Tu punto débil

La otitis externa se produce por hongos y bacterias, y es propiciada por la humedad y el calor del verano. Evita sumergirte demasiado para que no te entre agua, y después del baño seca bien los oídos con una gasa o la punta de la toalla. No uses bastoncillos, ya que puedes dejar heridas en la piel interna del oído que facilitarían las infecciones.

 

9 de 9
Feliz digestión

Los problemas digestivos son comunes en esta época del año. Hay que tener un cuidado extremo con los alimentos y evitar tragar agua en piscinas que nos pueden acarrear distintas afecciones gástricas, y sobre todo en pantanos y ríos, ya que podríamos llegar a sufrir infecciones. No te bañes justo después de comer, espera unas dos horas para prevenir el temido corte de digestión.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales