Las dietas post Navidad más eficaces

Tras los excesos navideños, depura toxinas

1 de 10
Dieta post Navidad: stop excesos

Según datos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, ganamos tres kilos de media por los excesos navideños. Para quemarlos, te proponemos una dieta post-Navidad, depurativa y adelgazante. No se trata sólo de perder peso, sino de equilibrar el organismo. Es recomendable que sea una dieta rápida para que favorezca una pérdida de peso, pero no mantenerla más de cinco días para no perjudicar la salud. Además, en la dieta post-Navidad es esencial cuidar el proceso de cocción de los alimentos: caldos, pescados o aves hervidas, purés de verduras, zumos naturales, etc.

Las claves
No te saltes ninguna comida. Haz cinco ingestas diarias (desayuno, comida, cena y dos meriendas entre horas). Si no sigues esta regla, tu cuerpo llegará a la cena con más apetito de lo habitual.

No te sientes a comer con mucho apetito. Toma fruta fresca rica en fibra (mejor sin pelar), por su efecto saciante, y un vaso de agua antes de comer.

Verduras y frutas drenantes, ya que nos ayudan a sentirnos más ligeras.

Cuida la flora intestinal. Consumir alimentos ricos en fibra y algunos probióticos (en yogures).

Disminuye el consumo de sal. Prueba a sustituir la sal con especias (pimienta o nuez moscada).

Elabora tus menús con tiempo: los hidratos para desayunos y almuerzos.

La cocción. El horno, el microondas o cocer al vapor compensan los abusos de fritos y salsas, tan propios de las fiestas de Navidad. 

Ejemplo de menú

Desayuno: zumo de naranja natural, cereales con yogur desnatado de frutas y un café solo.
Media mañana y media tarde: Fruta de temporada (evita plátanos, ciruelas).
Comida: Salmón a la plancha con una patata cocida. Una ensalada pequeña de tomate y lechuga o canónigos. Fruta.
Cena: Pescado azul o blanco a la plancha. Tortilla de espinacas. Una infusión.

2 de 10
Dieta de las 8 horas: ¡fulminante!

Sincroniza tu reloj con esta dieta. David Zinczenco es el creador del libro ‘La Dieta de las 8 horas’, que consiste en comer durante 8 horas y ayunar el resto del día (16 horas). El plan permite ingerir sin límite de cantidad y sin pesar raciones, pero invita a que la comida elegida sea lo más saludable posible. 

Los alimentos quemagrasa
Siguiendo esta rutina, el autor propone comer entre las 9:00 y las 17:00 y a partir de esa hora ayunar. Zinczenco recomienda beber un gran vaso de agua nada más levantarse y caminar 9 minutos.

¿Cuál son las claves para perder peso?
Según Zinczenco, los alimentos ‘quemagrasa’, presentes en las proteínas de huevos y carnes magras, lácteos desnatados y semillas y granos (nueces y almendras), contienen vitaminas esenciales que le darán a tu cuerpo energía y belleza. También destaca los súper alimentos (fruta y verduras, altos en fibras): protegen el corazón, son antioxidantes y regulan el colesterol.

La actriz Jennifer Lopez (44) tiende a retener líquidos en zonas conflictivas como cartucheras y muslos. Esta dieta le vendría bien por su efectividad frente a la celulitis.

Ejemplo de menú
Desayuno: Taza de avena con fruta fresca y miel. 
Café negro.
Merienda a media mañana: Fruta o barrita de cereales.
Comida a las 13:00: Verduras cocidas o ensalada. 
Carne de vacuno o de ave o pescado a la plancha. Un capricho dulce (un batido o dos onzas de chocolate negro).
Merienda (15:00): Fruta.
Cena (17:00): Carne a la plancha con verduras cocidas. 
Una bola de  helado bajo en calorías.
 

 

3 de 10
Dieta Entulínea: come bien

Es una dieta muy sencilla de seguir, pero requiere tener una calculadora siempre a mano. Todos los alimentos están puntuados según su valor calórico. Tú podrás comer de todo, siempre y cuando no te pases de los 26 puntos aproximadamente (depende de tu complexión, sexo, edad y hábitos de vida) que te asignan cada mañana. Una cervecita, un trozo de pastel, un plato de pasta... ¡Todo está permitido! El objetivo de este plan no es comer poco, sino comer bien. Consulta el régimen en el libro Entulínea de Weight Watchers (Ed. Planeta). 

Jorge Javier Vázquez se siente como nuevo con este plan que pronto le ayudó a bajar dos tallas: "Es una dieta muy sensata que sólo te hace una advertencia: si tomas un determinado número de alimentos con muchos puntos luego tendrás que jugar con los que te quedan para no pasarte", explica el presentador. Es un método ideal para aquellas personas que comen fuera de casa, tanto por placer como por trabajo. "Como no te prohíben ningún alimento, he podido continuar con mi ajetreada vida y mi complicado horario de trabajo", añade Jorge Javier. Además, según confesó, es la primera dieta con la que no ha pasado hambre.

Consejos básicos
No estás sola en este plan. El método Entulínea te propone contar con una monitora que te ayudará a lograr tus objetivos. Además también cuentan con reuniones de grupo.

Levántate del sofá. Esta dieta no se centra exclusivamente en tu nevera, sino también en tu estilo de vida. Si practicas deporte, como caminar, verás tu recompensa. La monitora te dará puntos extra para gastarlos en comida durante el fin de semana.

Consulta en la web www.entulinea.es. Te proporcionarán herramientas útiles, como libros de cocina o calculadora de puntos, que te informa de los que has consumido y el saldo que te queda, y podómetro para medir las distancias caminadas. 

Ejemplo de menú
Desayuno: Zumo de naranja natural, dos rebanadas de pan integral y un café.
Media mañana y media tarde: Yogur desnatado y fruta de temporada.
Comida: De primero, crema natural de verduras (250 ml). De segundo, carne magra a la plancha (125 grs.).

Cena: Espinacas salteadas con 
una cucharada de aceite y pollo a la plancha. 

4 de 10
Dieta disociada: la fórmula perfecta

Este régimen se caracteriza porque permite consumir todos los alimentos, pero nunca mezclados en una misma comida. La máxima reside en no combinar en la misma comida hidratos de carbono (arroz, maíz, pasta, patatas, pan...) con proteínas (carne, pescado, huevos, queso, leche, yogur, frutos secos, lentejas, garbanzos o cualquier tipo de legumbre). Además, la fruta, como norma, siempre se toma fuera de la comida. Sólo la manzana y la pera se consideran neutras y se tolera que, de vez en cuando, se tomen después del almuerzo.

¿El objetivo? Perder peso en poco tiempo, movilizando los depósitos de grasa del organismo, quemando las reservas de glucógeno (energía) y eliminando agua. Notarás que mejoran tus digestiones, ya que la combinación de proteínas e hidratos
–exenta en este plan– provoca una digestión lenta y pesada. Promete perder hasta cinco kilos en una semana.

Ejemplo de menú
Desayuno: Una taza de café con leche desnatada. Una tostada de pan integral. 

Merienda a media mañana y tarde: Una mandarina o unas almendras.
Comida: Un plato de lentejas con verduras (sin chorizo, ni jamón).
Cena: Pescado blanco al horno o al vapor. Una tortilla de espinacas.
De postre, una fruta de temporada. 

5 de 10
Dieta de los 31 días: la clave está en las proteínas

La portuguesa Ágata Arquette, licenciada en Nutrición e Ingeniería Alimentaria, es la autora de este método, que garantiza una pérdida de hasta 5 kilos en las mujeres y 8 en los hombres en el primer mes. La dieta de los 31 días (Ed. La Esfera de los Libros) consta de 4 fases:

1. En los primeros 15 días se excluyen los hidratos de carbono (excepto el pan del desayuno). Se pierden de 2 a 3 kilos.

2. Otros 15 días. Se toma una fruta al día. Comida y cena a base de proteínas, se permite la sopa de verduras (3 días en las cenas). Se reduce un kilo.

3. Es de mantenimiento. Dura el tiempo necesario hasta llegar al peso deseado. Pasados los 31 días, se permiten hidratos en la merienda o en la comida (legumbres, arroz, pastas integrales y verduras). En las cenas, proteínas y verduras.

4. Última etapa. Se permiten todos los alimentos en su justa medida, pero la consigna es mantener los buenos hábitos dietéticos. La clave está en la combinación de los platos para que el organismo los metabolice de forma correcta. Se disminuye volumen de la tripa y de perímetro abdominal.

Una guía básica
Este plan divide los alimentos en dos grandes grupos.

Los alimentos permitidos: carnes (no grasas). Jamón cocido y serrano. Pescados, mariscos. Huevos cocidos, tortilla francesa. Verduras y hortalizas (salvo las prohibidas). Sopa de verduras (mirar las fases). Bebidas: litro y medio de agua al día (como mínimo). Té, café y refrescos sin azúcar.

Los alimentos prohibidos: pan (excepto a la hora del desayuno). Arroz, pasta, patata, cuscús (según las fases). Aceites vegetales que no sean de oliva, margarinas y mantequillas. Judías, garbanzos, maíz, guisantes, habas, lentejas. Zanahoria cocida, calabaza, remolacha. Pan tostado, galletas, cereales, harinas. Azúcar, dulces, chocolates. Bebidas alcohólicas.  

Ejemplo de menú
Desayuno: Café o té con edulcorante. Pan con aceite de oliva.
Media mañana y media tarde: Un yogur desnatado.
Comida: Carne magra sin límite, asada, al horno o a la plancha. Gelatina light.
Cena: Carne o pescado. Se permite sopa de verduras (mirar en la fase 2).  

6 de 10
Dieta depurativa: no más toxinas

Dieta de naturaleza vegetariana cuyo objetivo es desintoxicar el organismo eliminando los alimentos procesados o de elaboración industrial. Conviene no seguirla más de tres días a la semana, dos semanas máximo. Es esencial: beber de dos a tres litros al día.

Alimentos vetados. La carne (vacuno, cerdo, aves, pescado, huevo, embutidos). Los procesados o sometidos a un tratamiento industrial (salsas, zumos); lácteos (quesos), chocolates y, por su puesto, alcohol.

Alimentos permitidos. Frutas y verduras de hoja verde (mejor crudas). Frutos secos, pan casero (harina, agua, sal y levadura). Aceite de oliva, como única grasa para cocinar, y limón para las ensaladas.  

La guapa actriz Blake Lively (26) es muy constante con el ejercicio físico (4 sesiones de gym a la semana). Con una dieta basada en vegetales, frutas y frutos secos puede presumir de tener un cuerpo espectacular. 

Ejemplo de menú
Desayuno: Té o infusión con una rodaja de limón. Zumo de fruta natural de pomelo, naranja…
Media mañana y media tarde: Yogur desnatado.
Comida: Sopa de verduras o macedonia de frutas o zumo de tomate. Ensalada verde aliñada con aceite y limón. Yogur desnatado.
Cena: Taza de sopa o un plato de verduras frescas o hervidas al vapor. 

7 de 10
Dieta macrobiótica: para fans de la comida eco

Proclama las bondades de una alimentación sana macrobiótica, que aporte los nutrientes esenciales y que fortalezca nuestro sistema inmunitario. Además, este plan contribuye a armonizar cuerpo y mente. Si alcanzamos ese equilibrio, gozaremos de salud y bienestar.

Es similar a la dieta vegetariana, pero combinada con la filosofía zen budista, que asegura los beneficios de una alimentación de cultivo biológico, de temporada y de producción autóctonos. Distingue los alimentos yin o pasivos, que son debilitantes (azúcar, miel, plátano, sandía, ciruela, leche, pan blanco); de los alimentos yang o activos: aportan energía (arroz, trigo, centeno de cultivo bio). 

Demi Moore (51), muy delgada, es una entusiasta de este plan, ya que se basa en los principios de la medicina oriental: conseguir el equilibrio de cuerpo y mente. 

Ejemplo de menú
Desayuno: Un té, galletas de arroz y un poco de crema de mijo.
Comida: Sopa de mijo o verduras con algas o plato combinado de pasta integral; y proteína vegetal (tofu, queso de soja y legumbres).
Merienda: Té y galletas de arroz con mermelada o paté vegetal.
Cena: Sopa de verduras o verduritas al vapor. Arroz y pescado.

8 de 10
Dieta de las 1.500 calorías: olvídate del efecto yoyó

La alimentación sana, equilibrada y variada encuentra en las recetas mediterráneas tradicionales una fuente de salud. Además de ayudarnos a quemar kilos, este plan de alimentación tiene múltiples propiedades preventivas:

-Te ayuda a controlar el peso. Es un régimen basado en un consumo de unas 1.500 calorías al día, que ayuda a bajar hasta un kilo a la semana. Siempre hay que tener en cuenta la constitución de cada persona y su actividad física diaria.

-No se trata de una dieta exprés. A diferencia de otros planes (como los disociados o los depurativos), este régimen puede prolongarse en el tiempo hasta que alcancemos el peso ideal. No hay plazos máximos de seguimiento y tampoco hay efecto rebote, ya que la pérdida es paulatina y segura. 

-Se basa en un equilibrio nutricional, puesto que no excluye ni prohíbe alimento alguno. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los hidratos de carbono (como pan, arroz, pasta) deben aportar hasta el 60% de las calorías diarias; frutas y verduras, el 15%; proteínas (presentes en carne, huevos y pescados), el 15%; y grasas, el 10% (aceite de oliva virgen extra). 

-Regula el colesterol. La dieta mediterránea reduce el colesterol ‘malo’ (LDL) y ayuda a aumentar el ‘bueno’ (HDL). Además, seguir el plan mediterráneo durante tres meses reduce entre un 40 y un 50% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, porque los alimentos que la forman contienen pocas grasas saturadas (o grasas ‘malas’). El mayor consumo de grasa proviene del aceite de oliva virgen extra (monoinsaturada). 

-Es antioxidante. Retrasa el envejecimiento y los radicales libres por ser rica en antioxidantes, presentes en verduras, frutas, legumbres, hortalizas y cereales integrales. Además, nos protege del cáncer, la diabetes y el Alzheimer.

-Aporta un alto contenido en fibra, que se encuentra en fruta, verdura y cereales con grano. La fibra nos ayuda a regular la actividad intestinal.

-Reduce la hipertensión. Los frutos secos (nueces, almendras), típicos en nuestra dieta mediterránea, pueden reducir el riesgo de presión arterial, los niveles de lípidos y la glucosa en sangre.

-Fortalece las defensas. Una alimentación sana y variada mantiene un equilibrio de nuestros mecanismos de defensa frente a infecciones. 

Ejemplo de menú
Desayuno: Café o té con leche desnatada. Tres galletas o bien una tostada untada con queso blanco.
Merienda mañana y tarde: Pieza de fruta de temporada o yogur desnatado.
Comida: Ensalada vegetal y pollo 
a la plancha; o bistec de ternera a la plancha con lechugas variadas; o pescado al horno.
Cena: Verduras al vapor (brócoli, coliflor); o ensalada de lechugas con tomate, atún, espárragos y huevo duro. 

9 de 10
Dieta Atkins: controla el hambre

Sistema de adelgazamiento basado en proteínas de origen animal (vacuno, aves, cerdo), creado por el cardiólogo norteamericano Robert Atkins. Esta dieta se ajusta como un guante para los amantes de la carne que huyen de las verduras.

¿Las consignas? Reducir el consumo diario de carbohidratos (pasta, pan, patatas, arroz...) al mínimo (un 10%); beber mucha agua (8 vasos al día) para eliminar toxinas; y evitar azúcar, leche, cafeína, miel, chocolate y embutidos. Atkins promete una pérdida rápida de peso y sin pasar hambre ni ansiedad: seis kilos menos en un mes. 

Kim Kardashian, la popular estrella de la tele en Estados Unidos, ha confesado que gracias a Atkins perdió once kilos después de dar a luz a su bebé, North West, en junio del año pasado.

¿Cómo hacer el régimen?
La dieta consta de cuatro fases:
1. Fase de inducción. Dura un mes. El consumo de carbohidratos es de 20 gramos al día. El fin de esta etapa es obligar al cuerpo a generar energía a partir de las grasas acumuladas.

2. Fase de pérdida progresiva de peso. Máximo dos meses y mínimo dos semanas. Se introducen más hidratos (hasta 50 gramos al día).

3. Fase de pre-mantenimiento. Se aumenta la ración de carbohidratos en 10 gramos a la semana, siempre y cuando se siga perdiendo peso.

4. Fase de mantenimiento. Para el resto de la vida. Si se abandonaran las consignas de Atkins, se recuperaría el peso perdido. 

10 de 10
Dieta de la soja: ideal para vegetarianas

El objetivo es bajar de peso consumiendo soja. La dieta combina esta completísima legumbre procedente del sudeste asiático con los otros alimentos (como verduras, frutas, pescados y pasta).

La soja aporta los tres principios nutritivos básicos: hidratos de carbono, proteínas y grasas; además de vitaminas y minerales. Contiene isoflavonas y calcio, que previenen los síntomas de la menopausia. No es recomendable seguir este plan más de dos semanas. Los resultados son contundentes: asegura 3 kilos menos en 15 días. 

La soja es un alimento que tiene diferentes presentaciones (brotes, bebidas preparadas, yogur, tofu), lo que facilita su consumo, ya que podemos saborearlo en quesos y ensaladas. 

Ejemplo de menú
Desayuno: Dos galletas con mermelada dietética. Un vaso de zumo de naranja. Una taza de té con edulcorante.
Merienda mañana y tarde: Una pera. Una taza de té o café con bebida de soja con edulcorante.
Comida: Ensalada de tomate, zanahoria, queso descremado y brotes de soja; o una taza grande de sopa de verduras. Dos hamburguesas vegetales de soja (tofu).
Cena: Ensalada de frutas con dos cucharadas de yogur
 natural; raviolis de verdura con tomate natural. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Especiales