El príncipe Guillermo y otros juegos de tronos

En todas las casas cuecen habas, en las Reales también. Curran, se divierten, meten la pata…

1 de 8
El príncipe Guillermo, un heredero de andar por casa

Los príncipes del siglo XXI tienen que saber hacer de todo. Que se lo digan a Guillermo, que tuvo que reconvertirse en artista callejero y pintar un graffiti en su tour por Nueva Zelanda. Sólo le faltó volver al hotel en monopatín. 

 

2 de 8
El príncipe Harry, un saludo de lo más íntimo

Nuestro querido Harry inauguró el pabellón británico en la Exposición Universal de Milán y, al pasar revista a las tropas, saludó al estilo maorí a la sargento Wai Paenga, representante del ejército de Nueva Zelanda.  La verdad, parecían dos muflones en pleno combate chocando sus frentes.

 

3 de 8
La Infanta Elena, el mundo por montera

Elena, gran aficionada a los toros, acudió a la Corrida de la Prensa para ver torear a El Cid, El Fandi y Juan del Álamo. El Fandi le brindó un toro y ella le devolvió la montera con estilo. Y es que ya dicen que los toros se ven mejor desde la barrera…

 

4 de 8
Mary de Dinamarca: Espejito, espejito mágico

Ser princesa tiene sus ventajas: ¿que te gustan unas gafas de sol? Pues te las llevas sin pagar un duro. La mujer de Federico de Dinamarca arrasó en la inauguración de un centro comercial en Varsovia.  La verdad es que las gafas le quedaban de lujo…

 

5 de 8
Don Juan Carlos, ¡qué medallas tan peligrosas!

El Rey presidió en Barcelona la entrega de despachos a los nuevos jueces. Mientras colgaba las medallas, se enredó y casi ahorca a esta pobre mujer. Le faltó decir aquello de: “Lo siento. Me he equivocado y no volverá a ocurrir”. 

 

6 de 8
Alberto, en la otra Champions por una buena causa

Mientras en Lisboa el Madrid y el Atlético jugaban la Champions, en el Principado de Mónaco algunos pilotos de Fórmula 1, como Alonso o Massa, o el tenista serbio Djokovic, jugaban un partido solidario. Menos mal que a Alberto no le dio por quitarse la camiseta como a Cristiano para enseñarnos sus musculitos…

7 de 8
Sophie, condesa de Wessex, ¿pero a qué juega?

La repostería no es lo suyo. La mujer del príncipe Eduardo no supo qué hacer cuando los niños de un cole le pusieron en un aprieto: ¿Nos haces un bollito con esta masa de harina? ¡Cómo se nota que la condesa tiene quien le cocine!

 

8 de 8
Máxima de Holanda, ¡espectáculo asegurado!

Resulta inquietante verla siempre con una sonrisa en la cara. ¿Pero esta mujer nunca tiene un mal día? La reina se lo pasó bomba bailando en un concierto benéfico en la ciudad de Zwolle. Por favor, ¡qué alguien la fiche para Tu cara me suena!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Especiales