Carmen Machi, 8 curiosidades de una madrileña

La actriz más cómica de la televisión está de doble enhorabuena: celebra nuevo año y aniversario. Y es que a sus 53 años recién cumplidos, nuestra querida 'Aída' vive un momento inmejorable repleto de éxitos profesionales. Te contamos ocho curiosidades de la actriz que aún no conocías de ella, ¡no te lo pierdas!

image
Una familia de artistas de origen italiano

Como lo oyen. Aunque sus padres son españoles, la familia paterna de la actriz tiene raíces italianas. Y como no podía ser de otra manera, todos estaban relacionados de algún modo con el mundo del arte, desde sus hermanos, a sus tíos, etc.

Su bisabuelo llegó a España desde Italia, aunque de aquello poco se sabe ya. Carmen Machi nació en Madrid, en la localidad de Getafe, el 7 de enero 1963, y estudió en el colegio religioso Jesús Nazareno de dicho municipio.    

Como curiosidad, podemos añadir que la actriz es hincha del Real Madrid y que disfruta a lo grande viendo un partido de tenis de Rafa Nadal. Su relación con el deporte es complicada: le gusta correr, pero no puede porque es asmática.

Una de sus comidas con las que más se deleita es el cordero asado.

Su sueño por cumplir habría sido trabajar con Marlon Brando, pero eso ya es algo imposible.

1 de 8
¿Cómo fue descubierta?

Carmen Machi asegura que no ha hecho a penas castings en su vida. El director de castings Luís San Narciso, compañero de su queridísima amiga Amparo Baró, la vio actuar en una ocasión en el teatro ‘La Abadía’ y así entró en la serie '7 Vidas' de Telecinco.  

Su amor por la interpretación apareció durante su infancia, cuando vio morir a Elisabeth Taylor en una película y luego la vio viva en otra… Allí descubrió la magia de la actuación, el morir y revivir, el jugar a ser diferentes personas…  

Su primer sueldo como actriz lo ganó a los 17 años. Uno de sus primeros papeles, la novia en la obra 'Bodas de Sangre', no fue del todo de su agrado, pero eso no la detuvo, y continuó su carrera interpretativa en obras como ‘El mercader de Venecia’ o ‘Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte’.

2 de 8
'Aída', un éxito inesperado

La llamaron para un capítulo en la serie ‘7 vidas’ y su personaje acabó teniendo una serie propia. Decidió irse 10 años después de dar vida a ‘Aída’ porque estaba muy cansada, y además, le robaba demasiado tiempo para otras cosas que quería hacer, por lo que decidió irse.

Una vez se marchó, tuvo clarísimo que nunca volvería a la serie de manera regular. Su regreso por cuatro capítulos finales fue como agradecimiento al cariño inmenso que el público ha regalado a su personaje.  

¿Qué hay de Aída en ella? Según la actriz, “no tenía nada que ver conmigo; Aída es más buena persona, más valiente y más generosa, he aprendido muchísimo de ella, y también lo que hay que hacer, y lo que no hay que hacer en la vida”, aseguró en una entrevista.

3 de 8
Pedro Almodóvar, todo un referente en lo personal y lo profesional

A la hora de citar a un genio de su profesión, Carmen Machi lo tiene claro: Pedro Almodóvar. Sobre el director manchego ha dicho que "impone trabajar con él. Y no es que me dé miedo, sino todo lo contrario. Es tan genial todo lo que se le ocurre que se lo quieres hacer posible". 

Ambos congenian a la perfección en la forma de ver la vida y la profesión. A la actriz le parece una persona apasionante: "A mí me ha descubierto cosas como actriz que yo ignoraba que tenía. Cada cosa que dice o hace es para degustarla, y no te la puedes perder".

4 de 8
'Ocho apellidos vascos' le trajo un Goya

Carmen Machi ha dicho en más de una ocasión que para nada se esperaba este Goya. Esta película le ha traido muchas cosas buenas, pero asegura que como cualquier otro trabajo:

"Curiosamente éste me ha dado un Goya, pero tiene el valor que tiene. Ni más ni menos: el premio a un trabajo. Es mucho más importante lo que ese trabajo te ha aportado en lo personal, más que lo profesional. Te rodeas de amigos, ganas amigos para toda la vida, te lo has pasado bien, te ha hecho feliz... Y se ha premiado a la comedia".

5 de 8
De no ser actriz, ¿qué hubiera sido?

"Ni he hecho otra cosa en mi vida ni sabría hacerlo", asegura Carmen Machi, a la que le cuesta creer que le paguen por hacer algo que le apasiona. Es muy muy tímida, casi de timidez enfermiza, y reconoce que ser actriz siendo así es fabuloso. La interpretación le ha venido muy bien para “esconder” y poder hablar y gritar por boca de sus personajes.

Dice que el éxito le ha cambiado poco, aunque su sensibilidad sí que ha variado a medida que su reconocimiento público creció: "Empecé a sufrir fobia a salir a la calle. Incluso tuve algún pequeño ataque de ansiedad que me impedía pasar del portal. Tampoco he podido volver a viajar en metro."

6 de 8
No quiso ser mamá

Carmen Machi reconoce que a sus 53 años no ha sentido la necesidad de ser madre: "He podido serlo y no lo he sido. Vamos, he puesto todos los medios habidos y por haber para no serlo. Para mí no ha sido algo importante ni he encontrado el momento apropiado con ninguna de mis parejas". 

Además, la actriz asegura que la maternidad le hubiera obligado a abandonar su carrera, ya que por su forma de ser no habría podido compaginar ambas cosas: "Soy una persona que necesita estar completamente enfocada en lo que hace; es esencial para mí".

 

7 de 8
¿Cómo lleva el paso del tiempo y la edad?

La actriz asegura que no lleva mal el cumplir años, quizá porque en la vorágine profesional en la que se encuentra inmersa no le da tiempo a pensar mucho: "Y eso que las mujeres maduras que estoy interpretando me están haciendo descubrir que este cambio tan implacable no es sencillo. La pérdida de la fertilidad no parece que se asuma así como así". 

Además, Carmen asegura que se ve trabajando hasta el final, "en un escenario o quietecita". Tanto le apasiona lo que hace que llega a asociar trabajo y placer, hasta el punto de no saber donde empieza lo uno y acaba lo otro. Y aunque a la gente le parezca extraño, a Carmen no le apetece por nada del mundo parar.

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales