Los famosos ¡cambian de color!

¿Por qué será que los famosos nuncaestán contentos con lo que tienen? Nuestras celebs han decidido quesu color de ojos no es el idóneo para todos los días... ¿quién dijo que la Naturaleza era sabia?

image
1 de 11
Kylie Jenner, la reina del cambio

Kylie Jenner, la reina del cambio estético cada cuarto de hora, ha probado casi todos los colores habidos y por haber en la gama cromática de las lentillas: grises, verdes, azules, miel... todo menos sus ojos marrones naturales (y parece ser que demasiado “ordinarios”). Lo cierto es que ella es guapa de por sí, pero los ojos azules le quedan especialmente bien.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Kim Kardashian, a disgusto con su mirada

Su hermana mayor Kim Kardashian también ha hecho sus pinitos delante de las cámaras con lentillas de colores. Ahora prefiere un look mucho más natural, pero también ha visto el mundo tras unas lentillas azules. Eso sí, bastante menos naturales que las de su hermana Kylie. ¡Horror!

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Chabelita, ¿renuncia a sus raíces?

Y de Hollywood viajamos hasta 'Cantora', la casa de Isabel Pantoja. Su hija Chabelita tampoco ha visto bien que la naturaleza le haya otorgado ojos negros, así que cada vez que puede se planta lentillas grises o verdes que, la verdad, le suavizan la mirada.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Lindsay Lohan, entre el verde y el azul

Lindsay Lohan tampoco se queda atrás en cuanto a cambios estéticos: antes de los 30 ya se había operado la cara (como mínimo) de arriba a abajo, así que sus cambios de color en los ojos son lo que menos se nota al final. Eso sí, mejor con sus ojos verdes grisáceos naturales...

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Marilyn Manson, del blanco al negro

Otro que cambia como del blanco al negro (y nunca mejor dicho) es Marilyn Manson. El cantante de 'heavy metal' debe de pasar horas maquillándose antes de salir a escena, cuya guinda del pastel es una lentilla blanca que ya se ha convertido en sello de identidad. Aún así, no sabemos si nos da más miedo al natural o maquillado...

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Estefanía de Mónaco, poseída

De la realeza del metal pasamos a la realeza monegasca. Hasta a la princesa Estefanía de Mónaco no le parece bien que sus ojos sean azul claro: a veces los ha preferido de un tono más vivo, como en esta ocasión, y ha tirado de lentillas de un azul... ¡que parece recién salida de 'Los chicos del maíz'!

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Nicki Minaj, increíblemente increíble

Si ya es difícil que una persona de raza negra (o, como mínimo, mulata) tenga una mirada clara, el hecho de que Nicki se ponga lentillas grises o azules según le plazca se nos hace bastante antinatural. Vamos, que a ella en concreto no le pega nada. ¡Con lo mona que va con sus ojos al natural!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Paris Hilton, hipnotizada

Lo de Paris Hilton no sabemos realmente si es que iba disfrazada o es que a ella le apetecía llevar los ojos azules en plan “poseída”, porque ya sabemos cómo se las gasta la rubia vistiendo. Tocado de plumas incluido...

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Rumer Willis, ''rasca y pica''

Rumer Willis no parece estar pasándolo bien con las lentes de contacto, y es que el ojo izquierdo ¡lo tiene mega irritado! Desde luego, eso de “para estar guapa hay que sufir” la hija de Demi Moore se lo toma completamente a pecho...

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Selena Gomez, mejor al natural

Desde que Selena Gomez sorprendiera a todos los presentes (y al resto del mundo días después) durante su actuación en el último desfile de Victoria's Secret con unas lentillas grises, la muchacha se ha aficionado al cambio de color de ojos: no es la primera vez que ha usado estas mismas lentillas en otras ocasiones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Britney Spears, en un país multicolor

Todos recordamos aquella época en la que Britney Spears tocó más abajo del fondo: llegó al subsuelo. Además de raparse la cabeza, ingresar en una clínica de desintoxicación y liarse a 'paraguazos' con los paparazzis, Britney tenía la manía de no querer los ojos marrones... o al menos uno de ellos. ¡Qué manías más raras tenía esta mujer!

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales