Juan 'el Golosina' nos enseña su casa

¿Os acordáis de lo mucho que nos hizo reír Juanito en ‘Supervivientes’? Siete años después de aquella aventura, le visito para que nos cuente cómo está.

image
1 de 18
Juanito a sus 70 años ya está jubilado

Juan, ‘El Golosina’ es todo un personaje. Después de toda una vida taconeando por los escenarios del mundo, el amigo y confidente de Lola Flores vive tranquilo y jubilado en un piso de Madrid junto a Magdalena, compañera de trabajo y de vida desde hace 40 años. Juanito ya ha cumplido los 70, pero sigue teniendo la misma chispa y desparpajo. ¡Qué gusto! ¡Este hombre no cambia!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 18
''He intentado pagar menos y ahorrar más''

¿Desde cuándo vivís aquí?
Desde 1976. Vivimos muchos años en la Ronda de Segovia, cerca de aquí. Cuando nos cambiamos, Magdalena y yo no nos quisimos ir lejos porque en el barrio tenemos todo a mano.

Con el dinero que has ganado, ¿por qué no estáis en una zona más elegante?
He intentado pagar menos y ahorrar más. Rafael de León y los grandes autores me contaban que la musa de Julio Romero de Torres terminó en la calle tapada con cartones. Y yo pensaba: “Entonces, ¿cómo voy a terminar yo?”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 18
Lola Flores me dijo: ''Uy, esto es muy chico...''

Es una casa acogedora. ¿Cuánto metros tiene?
Casi 90.

¿Cuántos dormitorios?
Dos. Había tres, pero un día vino Lola Flores y me dijo: “Uy, esto es muy chico. Tira este tabique y así estamos más en reunión.” Lo dijo ella y tiré el tabique.

¿Lola Flores ha estado muchas veces aquí?
Claro, imagínate...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 18
''En El Lerele nos daban las ocho de la mañana''

¿Y qué más famosos han visitado tu casa?
Paquita Rico, Sara Montiel, La Perla de Huelva, Estrellita Castro, Carmina Ordoñez… ¡Por aquí han pasado todas!

Los vecinos tienen que estar encantados, ¿no?
Pues sí, porque esto ha sido la cueva de Luis Candelas.

¿Nunca se han quejado?
No, como veían salir a gente tan famosa… Además, a la una y pico se acababa. Sabía que no estaba en El Lerele, porque allí sí que nos daban las ocho de la mañana.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 18
Tiene un 'asistento'

Tenéis la casa súper limpia.
Sí, vivimos bien.

¿Tenéis ayuda?
Sí, una vez por semana, y es un ‘asistento’ porque a Magdalena le viene muy bien que sea alto para limpiar donde ella no llega.

¿Ayudas a Magdalena?
En lo que puedo, pero no soy Arguiñano.

Cuéntame una anécdota que hayas vivido en esta casa que no olvidarás jamás.
¡Buf!, tengo muchas. Una vez vino Sara Montiel y tocó todos los timbres del portal porque como no veía... Entonces vino Magdalena de la compra y me dijo: “¡Abre, Juan, que es Sara!” Con ella y su pianista hemos ido mucho a Melilla.
 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 18
''Carmina me llevo al Hotel La Mamounia cuando murió Lola Flores''

Con Carmina Ordóñez también viajaste mucho, ¿no?
Sí, Carmina me llevo al Hotel La Mamounia de Marrakech cuando murió Lola Flores, en 1995, para ayudarme a superar la pena. También fuimos a Marbella, invitados al barco de Cari Lapique. Fue muy divertido, aunque casi me muero...

Pero, ¿qué pasó?
Fuimos a un restaurante y Carmen me dijo: “¿Quieres un sambuca? Es una bebida maravillosa.” En fin, me tomé 20 y nos fuimos hacia el barco. Yo creía que venía hasta la orilla, pero no. Y Carmen me dio su sombrero de Gucci, su bolso de Hermès, los sambuca... Y, ¡hala!, me tiré al mar. Y, como no sé nadar, me tuvieron que lanzar un chaleco salvavidas...
 

En la imagen una preciosa fotografía de Juanito y Magdalena cuando eran pareja de baile.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 18
Fue a Supervivientes sin saber nadar

¿Y sin saber nadar te fuiste después a ‘Supervivientes’?
Ya ves, y encima me tiraron  del helicóptero el primero. Me tuvieron que dar dos veces oxígeno y ni con esas abandoné la isla. ¡Yo estuve siete semanas!

Juan, tú en esta vida has trabajado de todo, ¿verdad?
Sí, empecé sembrando y cogiendo tomates, de albañil,  fregando platos en Suiza con 18 años, en la mili cosía pantalones a los soldados a 8 duros, de relaciones en La Pesquera, he hecho radio, tablaos, fiestas privadas…

¿Y cómo pasaste de fregar platos a actuar en tablaos?
En Suiza, una hija del presidente de IBM Holanda que era admiradora de Lola Flores me pidió que bailara para su padre. ¡Cómo me iba a negar...! Sabía que yo no cantaba ni bailaba bien, bien, pero me defendía...

Sobre la chaiselonge vemos un autorretrato de Lola Flores con historia... Un día en El Lerele Lola Flores pintaba un retrato suyo (arriba) que le iba a regalar a Juanito. Pero cuando él lo vio, dijo: “Lola, mejor de espaldas, que ese sombrero parece que te lo han tirado desde un balcón.” Y ella rápidamente, de un brochazo, lo cambió. Está dedicado de su puño y letra, y fechado en 1991. ¡Qué arte! Dch., una preciosa fotografía de Juanito y Magdalena cuando eran pareja de baile.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 18
Conoció a Lola Flores porque la imitaba

No seas modesto...
Bueno, yo he sido un peón del ajedrez, nunca un primera figura.

¿Cuándo empezó tu admiración por Lola Flores?
En los años 50, pero que a un niño de 8 ó 9 años de Alcalá de Guadaíra le gustara ser folclórico estaba muy mal visto.

¿Y cuándo la conociste?
Mónica Randall tenía un pub en el que se hablaba de política y, para disimular, tenía un espectáculo de transformistas en el que yo hacía las cosas de Lola en directo. Llegó a sus oídos y una noche se presentó allí con Antonio, ‘El Bailarín’.

¿Ahí fue cuando pudiste comprar tu primera casa?
Sí, ya empezaba a ganar dinero y compré un pisito en Alcalá. Luego lo vendí y compramos éste, porque Magdalena tenía otra casa en Fuenlabrada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 18
El dinero que ganó en Supervivientes lo tiene guardadito

¿Qué pensión tienes?
600 euros después de 50 años zapateando. Yo he guardado para tener para mi Magdalena y para mí. Nos hemos querido más, nos hemos querido menos, nos habremos acostado, nos habremos levantado, nos habremos cortado las venas... pero yo y mi Magdalena, y mi Magdalena y yo.

¿Vendiste las otras casas?
Sí, para seguir tirando. Para eso estaban. No tenemos hijos.

¿Y lo que ganaste en ‘Supervivientes’?
Guardadito, y de ahí se va cogiendo. Y cuando nos haga falta, vendemos el piso de Ronda de Segovia. Tenemos que tener tres pesetas para el día de mañana llegar a la residencia y decir: “Toma y cógenos a los dos, como si fuéramos Niebla y Clara.”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 18

¡Cuánto bien te hace Magdalena!
Sí, Magdalena me hace, pero el muñeco diabólico ha estado 50 años zapateando ‘taca-taca-taca’, y todo para ella y esta casa.

¿Por qué os casasteis?
Ella tenía 40 años y yo, 13 menos. A su edad tenía que dejar de bailar y, como yo empezaba a despuntar, ganaba de sobra para los dos y le dije: “Yo a bailar y tú en casa.” Y un día Lola nos dijo que la muerte estaba en Miami, en Salamanca... y que yo viajaba tanto, que si me pasaba algo ¿cómo se las iba a arreglar Magdalena? ¿Y al revés? Echamos la firma y así llevamos 42 años.

¿Y dormís juntos?
Noooo, ella en las dos camitas y yo, en la grande. Ella quiere estar tranquila y yo, ¡a sus órdenes!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 18
El mantón de la película

Juan guarda con especial cariño un regalo: el mantón de Manila que Lola Flores lució en la película La niña de la venta (1951), el mismo con el que aparece en este cartel, que también conserva El Golosina. “Es una maravilla de más de 80 años de antigüedad. Se ha descolorido con el tiempo, pero sigue siendo precioso”, me dice con él en la mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 18
Sus mejorer recuerdos son las fotos

Juan tiene muchas fotos dedicadas de la familia Flores en su casa, hemos podido ver una muy cariñosa de Rosario, otra de Lola Flores y en esta imagen vemos una de la Faraona y otra de él cuando era joven.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 18
Una imagen de Lola Flores dedicada

Amigo y confidente de La Faraona, El Golosina sigue pendiente de las niñas, como él las llama: “Lolita tiene un agujero en cada mano, como su madre. Sin embargo, en el escenario es como el padre. Al revés que Rosario, más inversora y empresaria como era su padre y actuando, igualita que su madre.” 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 18
Una despensa bien surtida

El Golosina preparó un picoteo muy rico con su lomo embuchado, su chorizo, su queso y su vinito. ¡Para disfrutarlo! Bueno, lo había preparado Magdalena, pero confieso que fuimos nosotros los que nos lo comimos. Luego descubrí, al fondo de la cocina, la despensa tan completa que tienen. Tras unas cortinas de cuadritos, se esconden tesoros como latas de conservas o embutidos y productos de todo tipo. “Nos organizamos muy bien. Yo voy a los recados y Magdalena cocina muy bien. Nunca nos falta nuestro pucherito”, me cuenta Juan. Eso sí, reconoce que tiene que perder peso ya: “En ‘Supervivientes’ perdí 17 kilos en 7 semanas... Luego los cogí.”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 18
A todo color

Frente a su cama, Juan tiene una librería (abajo) llena de cintas de música, películas, discos compactos, libros...: “Aquí guardo la historia completa de la copla española.”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 18
Su Virgen del Rocío

Juanito tuvo un susto hace unos años y está delicado del corazón. Por eso pedalea en su bici estática, mientras ve Sálvame todas las tardes. Eso sí, lo tiene que hacer con cascos para no molestar a Magdalena: “A ella no le gustan los gritos de la tele y voy así, como la Dama de Elche, por toda la casa para no incordiarla (risas).”

En la imagen la Virgen del Rocío que le regaló Lola Flores, con su romero, como le ponía ella todos los días.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 18
Con dos camitas

La otra habitación tiene camas separadas y otra televisión para que Magdalena disfrute de sus programas favoritos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 18
Mejor ducha que bañera

Juan y Magdalena tienen un cuarto de baño muy coqueto y adaptado a sus necesidades, con una ducha de fácil acceso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales