Empieza 'GH17': 17 concursantes, ¡17 mentiras!

El reality más longevo de la televisión vuelve con un nuevo giro y con 17 concursantes que esconden una mentira en una gala cargada de locura sinsentido con un objetivo muy claro: volver a ganarse a la audiencia una vez más

1 de 20
¡Comienza GH 17!

Era la edición de las mentiras y no mentían (al menos en eso no): un concursante más de lo habitual, 17, era la primera novedad en la casa de Gran Hermano, pero en cuanto empezó la gala ¡nos quedamos flipando en colores... y nunca mejor dicho.

2 de 20
Miguel, el hombre de mentira

El primer concursante que llegó a la casa era Miguel, un pontevedrés que no era nada de lo que decía ser: parecía que su trabajo era ser guapo, dedicarse a la moda y a cuidarse a sí mismo...

3 de 20
¡Anonadados nos hallamos!

¡Pero no! Miguel se presentó en el programa como un hombre exitoso y cool, peor al caer la noche y encerrarse en su casa, Miguel se convertía en David, sin tupé (era un postizo), sin maquillaje y sin glamour: David es técnico de enfermería y la moda es una pasión a la que se dedica en cuerpo y alma... en su tiempo libre.

4 de 20
Su compañera de piso, flipando

Y si con eso alucinamos todos, el programa sólo acababa de empezar. De hecho, ni siquiera su compañera sabía el enorme secreto que escondía Miguel: “Si no lo sé yo, que vivo con él (desde hace dos años), ¿quién lo iba a saber?”.

5 de 20
Nueva concursante de entre el público

La siguiente en entrar fue Noelia, a la que casi le da un ataque al corazón y se queda sin entrar en la Casa, y es que ella estaba técnicamente descartada, aunque en secreto el programa le guardaba la sorpresa de ser rescatada de entre el público para dirigirse directamente a la casa, pero con una condición: no podía desvelar que mercedes Milá había estado en plató para despedirse, que Jorge Javier era el presentador real y tampoco podía descubrir el secreto de Miguel. Algo que parece pan comido, pero no para ella, que habla por los codos. ¿Lo conseguirá?

6 de 20
Bea, una 'chonija' de cuidado

La organización siguió la misma técnica con Bea, apodada “Naranjita la lía”, por ser valenciana y por “liarla desde que era pequeña”. ¡Toda una oda a la originalidad! Una mezcla entre Ylenia y la vergüenza ajena con pelo rosa puso rumbo a la casa entre gritos de emoción, aunque más bien parecían de dolor. Ella misma se apodó “chonija”, una mezcla entre choni y pija, aunque lo de pija se ha ido quedando por el camino... y ha llegado a Guadalix con lo que vemos. Eso sí, tampoco podía desvelar los secretos que había visto desde plató. Intuimos que con la versión más chunga de Ylenia ¡se va a liar muy gorda!

7 de 20
Álvaro, el nuevo hipster de GH

Posteriormente, el sevillano Álvaro entró en la casa, en la que ya había más gente... pero no. Esta era otra de las mentiras que el programa nos tenía preparadas, y es que realmente no había nadie en la habitación en la que entró: ¡era realidad aumentada! Un truco de “magia” televisiva que dejó a más de uno con los ojos secos de la sorpresa. Más que sevillano parecía un sueco de los que montan muebles de Ikea (le podemos llamar temporalmente “el suequillano”, si gustáis), pero no: él es arquitecto y entra en la casa “porque soy feliz y porque hago lo que quiero”. ¡Y se quedó tan ancho!

8 de 20
Entra en la Casa ¡a mamporro limpio!

Pol tuvo que “luchar” contra una horda de luchadores que luchaban mucho, pero no muy bien, y es que aquello terminó como una versión descafeinada de la WWE... y eso que las luchas de la WWE son lo más falso que se puede uno echar a la cara. ¡Pero él lo disfrutó mucho, que es lo que importa!

9 de 20
Genéticamente... ¿perfecto?

El catalán Pol es la versión 'light' de Rafa Mora, pero sin el ret... ment... bueno, sin los tatuajes. Es luchador de lucha libre, pero como sabe que quizá eso no funcione, también estudia INEF (quiere ser profesor de Educación Física). Esperemos que no les inculque a sus alumnos el amor exacerbado por uno mismo, porque este chico se cree “genéticamente perfecto”... y con una persona que se crea genéticamente perfecta ¡tenemos más que suficiente!

10 de 20
La máscara de la discordia

Tras acabar con todos los luchadores en el suelo, Pol podía entrar en la casa, peor con una condición (que taambién era mentira): si se dejaba la máscara de luchador hasta que el programa dijera, tendría asegurado el pase a la final... y no. “Ya os gustaría tener pase directo a la final a todos”, dijo Jorge Javier Vázquez más tarde a los concursantes con sorna. ¡Aquí se viene a sudar la camiseta!

 

11 de 20
En dos palabras: in-separables

Si hay que destacar la entrada de alguien en la Casa, esa es la de Pin y Pon, también llamadas Laura y Meritxell, pero a nosotros nos gusta más el mote, porque son como la hermana que no han tenido... y si la tienen da igual porque se quieren más entre ellas: se cuentan todo, visten igual, las llaman “las Panteras” (“porque donde vamos dejamos huella”) ¡y hasta llevan los mismos tatuajes! Su misión era de lo más complicada para la mente humana: hacer como que no eran amigas, y se metieron en un jardín del que no supieron salir: que si yo soy de Barcelona, ¿y tú de dónde eres? De Madrid no, que no lo conozco. Jo tía, esto es muy difícil, lo vamos viendo sobre la marcha, pero tápate el tatuaje, tápate, TÁPATELO YA, TÍA. ¡Qué estrés!

Lo queno sabían es que, mientras urdían su plan malvado, el resto de compañeros las estaban viendo en una pantalla. ¡Pilladas!

12 de 20
Los amigos del buen rollito

Los siguientes en entrar en Guadalix fueron Manu Carrasco y Marcelo, del Real Madrid, aunque ellos dicen que se llaman Fernando, de Sevilla, y Cris, de República Dominicana. No nos lo creemos mucho, aunque cuando han demostrado que su sencilla tarea no la entendían, han retratado su inteligencia: sólo tenían que adivinar quiénes eran las otras parejas de la casa, además de ellos... y se han liado mucho.

Y una de dos: o Jorge Javier se explica muy mal, o los televidentes somos más listos que ellos, porque decidieron tergiversar todo sin entender nada: que si se lo podían explicar otra vez, que si creo que he entendido que tenemos que hacer como que no somos amigos, que si tenemos que fingir que no nos conocemos... Jorge Javier estaba a punto de cortarse las venas con la antena de la petaca. ¡Qué cruz!

13 de 20
Guapas y pintaditas... de pies a cabeza

Las que nos dieron mucha penita fueron Clara y Candelas (sí, con 'S'), que después de arreglarse, maquillarse y plantarse los taconazos para salir en la tele como si fueran Kim Kardashian yendo a por el pan un día cualquiera, el programa va y las hace bailar con 30 bailarines en directo (sin saberse ellas coreografía ni nada), tambalearse sobre los tacones como Paris Hilton un miércoles por la noche cualquiera en Ibiza ¡y encima van y las bañan en polvo de colores! Ya hay que ser malos... eso sí, ellas, aunque llegaron juntas, no se conocían de nada, pero acabaron abrazadas, porque acabar hechas un Cristo juntas une mucho.

Además, el programa les hizo creer que Jordi González era el verdadero presentador, aunque más tarde se quedaron con el gesto torcido al ver que no, que era Jorge Javier. ¡Sorpresiiiii!

14 de 20
El drama tiene nombre

La depresión personificada tiene nombre de hombre: Pablo, un gofrero que se quedó hundido en la miseria al escuchar una de las mentiras estrella de la noche: que después de entrar en la casa, no era concursante oficial. Las lágrimas empezaron a correr como si se hubiera vuelto a morir Chanquete, pero Jorge Javier le animaba: “si consigues que todos tus compañeros se coman un gofre, te convertirás en concursante y directamente en finalista”.

Con una patada en el suelo de las que dan los niños de 5 años cuando no se quieren comer las judías verdes, el chico empezó su misión, aunque muy convincente no sonaba entre ellos ¡y le costó muchísimo conseguir su cometido!

15 de 20
La pareja de Montse: ¡un caballo!

La granjera y peluquera Montse podría haberse escapado de la granja de Playmobil, pero no. ella es una granjera de verdad, y de las que cuando acaba de arar bajo el sol abrasador ¡todavía le quedan tiempo y ganas para ir al gimnasio! Tampoco ella entró sola en la casa, y lo suyo ya era muy heavy: tendría que entrar con pareja... ¡un caballo blanco, nada menos! Un caballo que Jorge Javier le dijo que le regalaba para que no entrara sola... 

16 de 20
La estrella de la casa

Las caras de sorpresa no se hicieron esperar entre los concursantes cuando vieron llegar al pobre animalito a Guadalix. Y no, aunque pensáramos que era la bromita de la noche, esto no era una broma: el caballo convivirá en una zona con heno aclimatada para que el animal viva lo más a gusto posible, como ya lo hiciera, por ejemplo, la famosa vaca que tanto miedo daba a Fresita. 

17 de 20
Parlez-vous français?

Y como faltaba el toque cool centroeuropeo, Alain hizo su entrada en la Casa más famosa de Guadalix de la Sierra. Junto a él, Rodrigo, este español, pero con un perfecto francés en su currículum... y su misión estaba cantada: los dos tenían que hacerse pasar por concursantes de GH Francia para hacer un intercambio. Vamos, que dos concursantes ¡podían acabar en el país de los croissants! Al final, nada de eso, claro, pero el susto se lo llevaron igual, porque los demás, de francés, ¡ni papa!

18 de 20
Auscultando la pared

Y por supuesto, no podía faltar una bloggera, porque ¿qué sería la nueva edición de GH 17 sin una bloggera? ¡Una birria! Por eso, llegó Bárbara, rubísima, monísima, maquilladísima (tiene un blog de belleza)... y con tres hijos de tres hombres diferentes, así que chicos de la Casa, no os acerquéis mucho ¡que os hace padres en un plis plas!

A su lado, Adara, una joven de Alcobendas con la que protagonizó uno de los momentazos de la noche: su prueba consistía en encontrar la puerta secreta que daba a la casa, y sólo podían adivinar qué puerta era... ¡auscultando la pared! Estetoscopio en mano, las chicas se dispusieron a llevar a cabo su misión entre las risas del público... aunque muy mal no les saldría, porque acabaron dentro de la casa con el resto de sus compañeros.

19 de 20
Las parejitas se echan a temblar

La felicidad por la entrada de la casa no duró mucho para algunos concursantes, en concreto para las parejas: “es el momento de los concursantes, no de las parejas”, dijo Jorge Javier, anque lo que Fernando, Cris, Meritxell y Laura se echaron a temblar: la semana que viene, un miembro de cada pareja ¡dejará la casa! El drama se apoderó de las parejas de amigos, pero ya no pueden hacer nada. Están en manos de la audiencia, que será, a través de la app de GH quienes decidan qué dos concursantes se van. Eso sí, hay sorpresa final...

20 de 20
Las cajas de la vida

La organización entregó una caja a cada uno que podían elegir libremente de entre las 17 que había sobre la mesita de café, y en una de ellas habría una vida extra, para que si alguno era expulsado, pudiera volver a la casa. ¿Quién la tendrá? ¿Será alguno de los que conforma las parejas? Sea quien sea... ¡se avecinan muchas más sorpresas!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Especiales